Hubble: un homenaje multidisciplinar

22/04/2015 0 comentarios
Menear

Los descubrimientos realizados por el telescopio Hubble demuestran la enorme repercusión multidisciplinar de un instrumento, aparentemente diseñado con un objetivo concreto, fundamentalmente astronómico, en otras áreas de las ciencias del espacio. De hecho, muchos de nosotros pensamos que, gracias al Hubble, el Universo se aprecia con otra perspectiva, algo que nos afecta también en lo social, educativo y cultural.

Edwin Powell Hubble fue uno de los astrónomos más relevantes del siglo XX. Entre otros reconocimientos recibió el Premio Newcom Cleveland de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y las Medallas Bruce y Franklin, así como la Medalla de Oro de la Royal Astronomical Society. Sin embargo, aunque falleció sin que se hiciera ningún funeral, sin que su esposa revelara dónde fue enterrado y sin hijos que pudieran continuar o destacar su labor1, cuenta con un asteroide que lleva su nombre (Asteroid 20169 Hubble), un cráter en la Luna y, lo que es objeto del presente artículo: el telescopio espacial que constituye, sin duda, su mejor descendencia.

Esta semana, en apenas 48 horas, se cumplen 25 años del lanzamiento, a bordo del transbordador Discovery, del telescopio espacial Hubble (un proyecto conjunto de la NASA y la ESA). Las principales agencias espaciales y numerosas organizaciones, sociedades y asociaciones de todo el planeta están ya, desde hace semanas, haciéndose eco de este merecido tributo, a través de diversas iniciativas y la programación de distintos eventos científicos, académicos y de divulgación y comunicación. Como indica la NASA en su web anunciando esta celebración "En su cuarto de siglo en órbita, el observatorio ha transformado nuestra comprensión acerca de nuestro sistema solar y más allá y nos ha ayudado a encontrar nuestro lugar entre las estrellas".

Cuando, desde Investigación y Ciencia, nos propusieron a los más relacionados con el tema espacial escribir un post sobre la relevancia de los hallazgos del Hubble, su legado y cómo nos había afectado profesional y personalmente, me pareció una idea excelente. Cuatro colegas me han precedido ya, mostrando sus apreciaciones, describiendo y comentando brillantemente distintos aspectos, principalmente históricos y científico-técnicos de acuerdo con sus respectivos criterios (ver posts del 14-04-2015, 15-04-2015, 20-04-2015 y 21-04-2015). Por ello, lo que me gustaría destacar aquí, es la importancia global y conceptual de su legado. Logros que van más allá de la astronomía sensu stricto y que afectan también a la cosmología, astrofísica, geología planetaria, astroquímica y astrobiología y que, de manera multidisciplinar, han impregnado nuestra visión del universo y de nosotros mismos en él. Sin duda, resultados extraordinarios que han marcado socio-culturalmente y de manera paradigmática los avances de este cuarto de siglo y que guiarán los futuros desarrollos interdisciplinares sobre ciencias del espacio.

Según han señalado desde la NASA, los resultados obtenidos con el Hubble han generado cerca de 13.000 artículos científicos, habiéndose realizado más de 1,2 millones de observaciones. Concretamente, si tuviera que sintetizar sus logros principales en el ámbito de la planetología y astrobiología, estos serían: a) los nuevos hallazgos que han abierto el espectro de la diversidad planetaria; b) los avances conseguidos, gracias a él, en nuestro propio sistema solar y c) cómo se ha incrementado nuestro conocimiento sobre la existencia de agua en otros mundos y en relación con sus condiciones de habitabilidad a través de sus atmósferas. Específicamente en relación con este último aspecto, y en el contexto de la realización del presente post, me pareció apropiado recabar la opinión de uno de los mayores expertos internacionales: el Prof. Abel Méndez, Director del prestigioso Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico, en Arecibo en el que me cabe el honor de participar como colaborador científico. En sus propias palabras, esto fue lo que me envió:

“Hubble nos ha llevado a conocer un poco más sobre el potencial de habitabilidad de nuestro Sistema Solar. Por ejemplo, en el 2013 detectó vapor de agua alrededor de la luna de Júpiter Europa.  Esto sugiere que el agua de su océano interior, bajo una capa de más de diez kilómetros de hielo, puede escapar por algún mecanismo hacia el exterior. Este descubrimiento es muy importante para la futura exploración de Europa pues nos ofrecería una muestra de su océano accesible desde órbita o su superficie sin tener que usar costosos y complejas sondas con penetradores para el hielo. Observaciones posteriores no han podido observar nuevamente este fenómeno, el cual pudo haber sido provocado por impactos en la superficie de la luna en vez de géiseres esporádicos. Hubble también ayudó a confirmar y determinar el tamaño del océano de otra luna de Júpiter. A principios del 2015 descubrió que Ganimedes tiene un océano bajo su superficie con cerca de seis veces más agua que la misma Tierra.

Fuera de nuestro Sistema Solar Hubble ha ayudado a entender los orígenes de sistemas planetarios, observar las atmósferas de algunos exoplanetas, además de confirmar y detectar algunos nuevos. Su participación en la detección y caracterización de lugares habitables extrasolares ha sido indirecta. Estamos contando con futuras misiones espaciales como el telescopio espacial James Web (JWST por sus siglas en inglés) para descubrir y observar exoplanetas cercanos en busca de indicadores atmosféricos de habitabilidad tales como agua, oxígeno y metano. Actualmente, los exoplanetas posiblemente habitables descubiertos están muy lejos para observar sus atmósferas. Sin embargo, es posible que Hubble nos dé una sorpresa y se adelante. La segunda fase de la misión del telescopio espacial NASA Kepler, conocida como K2, ha detectado recientemente algunos exoplanetas cercanos de tamaño terrestre en la zona habitable de la estrella. Por lo tanto, ya tenemos algunos exoplanetas cercanos  posiblemente habitables para ser observados por el Hubble en busca de indicadores de habitabilidad.” Prof. Abel Méndez, Director del Laboratorio de Habitabilidad Planetaria, Universidad de Puerto Rico en Arecibo 

Suscribiendo al cien por cien sus palabras, vaya también desde aquí nuestro modesto tributo para esta herramienta excepcional que nos ha proporcionado información tan importante e imágenes tan asombrosas y que ha transformado el panorama de la ciencia, educación y divulgación científica sobre ciencias del espacio, mostrándonos el auténtico significado científico de “Los Pilares de la Creación” y “Los Pilares de la Destrucción”. 

Finalmente indicar para concluir que desde la Red Española de Planetología y Astrobiología (REDESPA) también participaremos en el homenaje de este 25 Aniversario, con una noticia y felicitación especial sobre el Hubble, que incorporará un acceso directo a la web principal de este extraordinario evento conmemorativo.

1 Edwin Hubble Biography Astronomer, Scientist (1889–1953)

hubble_pilares.jpg

Izquierda: Telescopio Espacial Hubble (HST). Créditos: ESA. Derecha: Imagen en 2014 de los denominados "Pilares de la Creación" de 1995 de la Nebulosa del Águila. Esta nueva imagen sugiere que también son los "Pilares de la Destrucción". Crédito: NASA/ESA/Equipo Hubble Heritage (STScI/AURA)/J. Hester, P. Scowen (Universidad Estatal de Arizona).