Tras seis meses de silencio planetario y astrobiológico: exploración humana y astrobioética

02/12/2016 1 comentario
Menear

Desde la década de los 60 del siglo pasado se han producido logros extraordinarios en el ámbito de la Planetología y Astrobiología. Actualmente, la astrobiología acrisola muchas de estas actividades que se mueven transdisciplinarmente, desde los estudios sobre posible existencia de microorganismos y sus huellas fuera de la Tierra hasta todo lo relacionado con la migración del ser humano hacia el Espacio. La ética (bioética y geoética) está siendo una parte fundamental de estas investigaciones que hay que considerar y que nos lleva a contemplar una posible astrobioética.

Nos adentramos ya en diciembre. Este año ha estado plagado de actividades científicas, académicas y de divulgación y comunicación, relacionadas con la geología planetaria y la astrobiología, que han requerido por mi parte una atención casi absoluta. Desde publicaciones científicas en revistas de impacto al desarrollo de seminarios, impartición de conferencias invitadas, varios volúmenes especiales de revistas españolas e internacionales, la preparación y desarrollo de la segunda edición del curso de planetología y astrobiología, supervisión de proyectos de Máster (dentro y fuera de España), congresos científicos que han conllevado numerosos viajes y preparativos de las comunicaciones, etc. Todas ellas, actividades importantes a distintos niveles. Sin embargo, no han sido éstas las causas principales del silencio de seis meses en este blog. Ha habido una actividad adicional, internacionalmente muy relevante, que casi ha absorbido mi dedicación: mi participación en un curso de la Agencia Espacial Europea dedicado a la formación de astronautas, PANGAEA: Planetary ANalogue Geological & Astrobiological Exercise for Astronauts.

Es un hecho que cada vez está siendo más importante pensar en la vida en el universo, no solo en cuanto a su búsqueda más allá de la Tierra, sino contemplando nuestra propia migración al Espacio como seres humanos y todo lo que ello conlleva. Ya no es solo cuestión de ciencia y tecnología con sofisticados instrumentos de detección de vida pasada y presente. Nuestro futuro (y cada vez más cercano) retorno a la Luna y las posibles misiones tripuladas a Marte y a los asteroides, abren todo un abanico de temas sociales, culturales y éticos que hay que tener en cuenta, también desde el punto de vista formativo.

En el último medio siglo hemos sido testigos de avances sorprendentes en ciencia y tecnología. Los científicos contamos con nuevos desarrollos y tareas para afrontar los retos de la exploración planetaria y astrobiológica que requieren la integración de distintas disciplinas y la aplicación de diferentes procedimientos y metodologías. En este sentido, la ética (bioética y geoética) está siendo una parte fundamental, especialmente: a) en los aspectos de protección planetaria; b) en los temas ligados al concepto básico de habitabilidad planetaria (incluyendo la Tierra y la habitabilidad humana) y otros potenciales ambientes habitables extraterrestres y c) las múltiples cuestiones abiertas, desde el punto de vista socio-cultural y ético, asociadas a nuestra actividad humana que, como ya indicamos en artículos anteriores, estará centrada en el Espacio Cercano a la Tierra.

Por ello, dada la naturaleza transdisciplinar de la astrobiología, se ha establecido este mismo año un Grupo de Trabajo internacional de Astrobioética. Este grupo se enmarca institucionalmente en las actividades de la Asociación Internacional de Geoética (IAGETH), considerando que la astrobiología es parte del capítulo de "Dilemas geoéticos a través del prisma de los nuevos retos del momento", que fueron incluidos en el plan de actividades de esta asociación (véase IAGETH, 31 July 2013).

 geoethics_JMF_AGID.jpg

Fig. 1: Los aspectos éticos cada vez son más relevantes en todo lo relacionado con la exploración planetaria y la astrobiología. De la bioética y geoética, ya se está empezando a abordar este tipo de estudios considerando una aproximación astrobioética. 

El tiempo dirá hasta qué punto la astrobioética estará verdaderamente implícita en el desarrollo de misiones astrobiológicas. Por el momento, es un tema abierto con numerosas aristas disciplinares, en el que desde España estamos siendo pioneros y que cubre desde la búsqueda de vida microbiana fuera de la Tierra a los problemas ligados a la actividad humana en el Espacio.