Riesgos bajo control

10/03/2016 0 comentarios
Menear

La crítica de los mitos de la ciencia y la tecnología en la obra de Gary Larson 6

El mito: Los sistemas tecnológicos han desarrollado medios para minimizar e incluso suprimir los riesgos. Las protestas públicas son un síntoma de falta de racionalidad.


Ilustración: Gary Larson

... Sin embargo, la identificación, valoración y gestión de los riesgos tienen una fuerte dependencia contextual. ¿Qué debemos entender por un riesgo?, ¿cuán seguro es lo suficientemente seguro?... son cuestiones que dependen de puntos de vista y marcos culturales, como ha mostrado la investigación del fenómeno en psicología y ciencias sociales. Reducir un riesgo con frecuencia conlleva aumentar otro, del mismo tipo o no, para la misma población o para otra. Protestar por un riesgo no es solo denunciar que la probabilidad de fatalidad es demasiado alta, sino también denunciar que está mal distribuido, que es involuntario, que no está adecuadamente compensado, etc. Con todo, los peligros no son meras construcciones sociales: son amenazas reales para la vida o el bienestar, y la ciencia y la tecnología, junto con la honestidad y la capacidad del gestor, son las mejores herramientas para hacerles frente.

 Ilustración: Gary Larson

El extraordinario poder concedido a los seres humanos por las modernas tecnologías, no siempre bien comprendidas y controladas, ha creado riesgos potenciales de una escala y naturaleza nuevas en la historia. El compromiso con el planeta y las generaciones futuras nos obliga a ser cautos y abrir un espacio de participación pública en la gestión del sistema científico-tecnológico que permita sumar perspectivas y compartir responsabilidades. Y el primer paso es representar adecuadamente a los interlocutores sociales, dejando de entender las protestas sociales como simple expresión de irracionalidad.