¿Creo en el bosón de Higgs?

20/01/2011 14 comentarios
Menear

Sí, lector, está usted leyendo el blog “Artificial, naturalmente”, no algún otro SciLog especializado en el tema, como el de José Ignacio Latorre.

Leo en Investigación y Ciencia de enero de 2011 en la sección Apuntes una nota sobre el LHC y el futuro del Tevatrón, donde se comentan las posibilidades de detectar el bosón de Higgs en un futuro inmediato. Desde luego, este tema no es aún “de la vida cotidiana”, y parecería que está fuera de lugar en un blog como el presente.

Pero sí es de mi vida cotidiana: me suelen escribir alumnos de bachillerato que están preparando su trabajo de investigación, actividad que en diversas comunidades autónomas es obligatoria para finalizar los estudios de secundaria. El tema que deben desarrollar es libre, y suele ser un compromiso entre los intereses del alumno, sus capacidades, y los intereses e interés del profesor encargado de la tutoría del trabajo. Me han especializado en temas relacionados con ciencia de la cocina y la gastronomía, y me consultan con cierta frecuencia sobre temas, enfoques o ideas. Pero de vez en cuando hay consultas que se escapan de la pauta general.

Hace algunos meses me escribe un alumno que prepara su trabajo de investigación sobre aceleradores de partículas. Habría que reflexionar si es un tema adecuado para un trabajo de bachillerato, pero dejémoslo por hoy.

Transcribo un fragmento de su mail, sin cambiar más que la lengua en que se redactó:

Como sabemos usted y yo un átomo esta formado por protones, neutrones y electrones. Tanto los protones como los neutrones están formados por partículas más pequeñas, es decir, quarks, y el acelerador de Ginebra tiene la función de acelerar haces de protones y provocar choques entre ellos con el objetivo de observar y/o detectar partículas nuevas, y sobre todo una, la famosa partícula llamada partícula de Dios o más científicamente Bosón de Higgs. Lo que quiero decir con todo esto es: ¿personalmente, cree usted que esta partícula hipotética existe?, y, si lo cree, ¿piensa que el acelerador de Ginebra la podrá detectar? 

Qué creo yo. La pregunta es si creo que el bosón de Higgs existe, y si se podrá detectar. No puedo responder lo que me viene a la cabeza inmediatamente, que es un "qué sé yo", porque se me pregunta si lo creo o no, no si lo sé o no. La cosa va de creencias, no de conocimientos.

Si la cosa va de creencias, ¿estamos fuera de la ciencia? Pienso que no del todo. Todo lo que yo sé del bosón de Higgs lo he leído de divulgadores y de científicos en su papel de divulgadores. Por lo tanto, estoy seguro de que tengo una imagen simplificada, esquemática, y quizás medio falsa, del concepto. Y, en todo caso, mi imagen deriva directamente de mis fuentes de información y de la asimilación que yo hago de las mismas. Si yo me creo –es decir, si yo tengo confianza (palabra derivada de fides, fe en latín)–, si yo me creo, digo, mis fuentes, me creo lo que me dicen. 

Y me dicen –yo entiendo que me dicen– que el bosón es una partícula elemental, que no cumple el principio de exclusión de Pauli y que presenta el fenómeno de la condensación de Bose-Einstein, comprobado hace cuatro días, fenómeno que en último término explica las bases de los láseres, que ya existían desde mucho antes. Yo tengo en casa ocho o diez láseres, más o menos ocultos en aparatos. Estamos hablando de hechos, de aparatos, de objetos. No hay que comprender la teoría para hacer un aparato que funcione, pero en este caso los láseres derivan de los máseres, que, ellos sí, derivan en buena parte de la teoría. Además, en el CERN han identificado bosones hace ya años. Sólo han visto su rastro, naturalmente, porque tales partículas son inaprehensibles: de la existencia del rastro aceptamos la existencia de la partícula, como aceptamos la existencia de los elementos 113 o 114: por sus rastros. El bosón de Higgs es una partícula elemental que figura en la teoría estándar aceptada por los físicos. Por ahora es la única de las que admite la teoría que no ha sido detectada experimentalmente.

Y viene un alumno de bachillerato y me pregunta si yo creo que existe y si creo que la detectarán. 

Mi respuesta no pudo ser otra que la que le envié: 

Si me dicen mis físicos de confianza que el bosón de Higgs existe, pues bien, lo tengo que aceptar. Pero dicen que existe no porque lo sepan, sino porque en un modelo teórico de cómo es el mundo este bosón tiene un puesto clave. Este modelo teórico permite hacer predicciones, que afirman que en determinadas colisiones de altísima energía puede ser que se vea la traza del bosón de Higgs. Si en los experimentos observan algo que satisfaga las características que dicen que tiene que tener el bosón, pues dirán que lo han observado, teoría y predicción coïncidiran, y ello reforzará la teoría. Pero podría pasar que no observaran nada, y no por ello el bosón no tendría existencia, porque pudiera ser que no lo supieran ver, o que el experimento fuera inadecuado. Y pudiera ser que observaran algo no predicho por la teoría, que entonces habría que modificar.

Colgué una nota parecida a la presente en mi blog en catalán. Y recibí algunos comentarios. Entre ellos, el más agudo fue el de Mercè Piqueras, presidenta de la Associació Catalana de Comunicació Científica, en que sugería que quizá el verdadero trabajo de investigación del alumno no era el bosón, sino hacer un estudio sobre las creencias de los científicos y divulgadores...