Error en la medida de la velocidad de los neutrinos

23/02/2012

Ayer el rumor fluía por la red. Y es que todo parece indicar que finalmente el experimento OPERA que mide la velocidad de los neutrinos en su viaje desde el CERN, en Ginebra, hasta el laboratorio del Gran Sasso, en Italia, ha podido dar con el error en la medida de la velocidad. El blog ScienceInsider, de la American Association for the Advancenment of Science, afirmaba ayer que según fuentes cercanas al experimento han podido encontrar un fallo en la conexión de un cable de fibra óptica que conecta el receptor de GPS, usado para la medición de los tiempos de viaje de los neutrinos, con una tarjeta electrónica de un ordenador (veáse http://news.sciencemag.org/scienceinsider/2012/02/breaking-news-error-undoes-faster.html#.T0VpjBC58tV). Ajustando bien el cable, parece que los datos indican que la velocidad de los neutrinos es inferior a la velocidad de la luz. El CERN ha hecho hoy pública una nota afirmando que OPERA ha encontrado dos problemas en la medición de los tiempos de viaje, uno el arriba mencionado, y otro que tiene que ver con la forma en que se marcan los tiempos de viaje, y que es necesario esperar algo más de tiempo para repetir las diferentes mediciones del experimento.

Habrá que esperar, pues, al comunicado oficial de la colaboración responsable del experimento. El resultado que anunció OPERA hace unos meses era tan explosivo, por sus consecuencias sobre la validez de la Teoría de la Relatividad, o la misma causalidad, que la mayoría de la comunidad científica lo juzgamos con escepticismo, como ya comenté en un blog anterior. Hasta el momento han aparecido unos 200 artículos científicos relacionados con el tema, unos intentando encontrar modelos teóricos que explicaran el hecho, pero también varios demostrando que son incompatibles con muchos otros resultados experimentales en física de partículas.

 

Dando por válido el fallo en la medida inicial, quisiera hacer algunas reflexiones al respecto.

La primera reflexión es sobre el error en ciencia. El error es consustancial a la investigación, sobre todo si ésta trata sobre cuestiones nuevas y con tecnologías que jamás se han usado con anterioridad. De cometer errores se aprenden muchas lecciones. Estoy convencida de que en la colaboración OPERA se han visto forzados a revisar cada pequeño detalle del experimento, lo que les habrá llevado a controlarlo aún mejor. Seguro que habrán aprendido a hacer medidas temporales con la mejor precisión jamás lograda.

La segunda reflexión es sobre la política de comunicación que se ha llevado en este caso. Creo que hubo cierta precipitación de la colaboración del experimento en hacer públicos sus primeros resultados. Me consta que eso creó tensiones entre los miembros de la colaboración (en la que participan unos 200 físicos) y algunos se negaron a firmar el artículo que plasmaba los resultados. Las noticias saltaron a las primeras páginas de los diarios, y tuvo una resonancia mundial sin igual. Me pregunto cuál será el alcance de la noticia en los medios si se llega a confirmar el error en la medida, y cuál será la impresión que deja en la sociedad. Vivimos en una época de presupuestos menguantes en investigación, y es mucha la presión a la que se ven sometidos las grandes colaboraciones experimentales para demostrar productividad. Eso hace que haya mucha precipitación en comunicar resultados, y no se sigan los tempos estándares que marca la investigación científica. El gran peligro es que se pierda credibilidad. Quizá tal vez de este error en la política de comunicación saquemos alguna lección.