Las científicas del Instituto de Ciencias del Espacio

10/02/2017 1 comentario
Menear

La Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Para celebrar el evento quiero aquí hablar de mis compañeras en el Instituto de Ciencias del Espacio. La ciencia también la hacen muchas mujeres excepcionales como ellas.

En un día como hoy he querido acercar al lector o lectora de este blog a las científicas del Instituto de las Ciencias del Espacio (ICE). El ICE es un instituto del CSIC y del IEEC, dedicado íntegramente a la investigación científica y tecnológica de y desde el espacio. Cosmología, gravitación, astrofísica, física fundamental, instrumentación espacial y terrestre, y observación de la Tierra. Estas son las áreas temáticas que se abarcan en el ICE. El porcentaje de mujeres que trabaja en este centro es inferior al 20 %, pero en un día como hoy quiero hablar especialmente de las investigadoras del ICE.

Margarita Hernanz es la más veterana, orgullosa de ser la primera -y aún la única- profesora de investigación del CSIC (cargo equivalente a catedrática) en el área de conocimiento de astrofísica y ciencias del espacio. Eso a menudo le conlleva una carga pesada de gestión científica. Margarita se doctoró por la Universidad de Barcelona. Su investigación se centra en los llamados últimos estadios de la evolución de las estrellas, es decir, en determinar cómo mueren, sea de forma pacífica o explotando como supernovas. Se ha interesado especialmente en el estudio de la luz que emiten en altas energías, por ejemplo en rayos X y gamma. Para estudiar esta emisión tan energética se debe observar desde el espacio, mediante satélites de uso científico. Para ello se ha involucrado en el estudio de instrumentación para el espacio, y eso conlleva que su trabajo requiere una estrecha colaboración entre equipos de ingenieros y científicos, así como con la ESA (Agencia Espacial Europea). Margarita tiene dos hijas (ninguna científica), y no ha tenido demasiados problemas para compaginar la vida familiar con la profesional, gracias a la inestimable ayuda de su pareja, también investigador científico.

Nanda Rea es la más joven científica titular del ICE. Nació en Roma, de familia medio italo-argentina, y medio persa. Se doctoró por la Universita di Roma, pasó por varios contratos predoctorales en Holanda, estancias largas en Australia y Estados Unidos, una posición de Research Group Leader en la Universiteit van Amsterdam, y un contrato de Ramón y Cajal en el CSIC. Su investigación científica se centra en las estrellas de neutrones y agujeros negros, es una experta mundial en magnetares (las estrellas con campos magnéticos más elevados). Los estudia gracias a los telescopios más poderosos, como son ESO en Chile, Grantecan en Canarias, o radioantenas como el Very Large Array, o desde satélites de la NASA o de la ESA como XMM-Newton o Chandra. Ella pasa su tiempo libre jugando con sus dos hijos pequeños, tocando varios instrumentos musicales en jam sessions con amigos, o haciendo conciertos jazz en bares en Barcelona con su quinteto musical.

Estel Cardelach ostenta una de las recién creadas plazas de investigador distinguido del CSIC. Con el perfil más tecnológico de mis compañeras, se doctoró por la Universidad Politécnica de Cataluña. Después se fue a investigar a los Estados Unidos, a centros de la NASA y a Harvard. Más tarde se incorporó al ICE, primero como investigadora postdoctoral, y después con un contrato Ramón y Cajal. Su trabajo se centra en investigar nuevas formas de observar y entender mejor la Tierra y su cambio climático utilizando las señales emitidas por los GPS. Idea nuevos métodos para ello, inventando sensores que después prueban en campañas experimentales. También propone misiones a la ESA o a satélites españoles. Uno de sus métodos para observar y entender mejor los fenómenos de lluvia extrema está a punto de entrar en órbita a bordo del satélite PAZ. Estel tiene tres hijos. Aunque le es difícil encontrar tiempo libre, por su trabajo, viajes e hijos, aún sigue siendo una apasionada de la naturaleza y el deporte. ¡Ha llegado a completar dos maratones enteras!

Laura Tolós tiene un contrato Ramón y Cajal. Se doctoró por la Universidad de Barcelona. Tras cinco años como investigadora postdoctoral en la Universidad de Frankfurt y en el laboratorio GSI, en Alemania, fue contratada como profesora en la Universidad de Groningen, en Holanda, a través del prestigioso programa Rosalind Franklin Fellowships. También es investigadora adjunta del Frankfurt Institute for Advanced Studies desde 2012. Su área de investigación se centra en el estudio teórico de la materia en condiciones de temperatura y/o densidad extremas, como las que se pueden observar en objetos estelares, tales como estrellas de neutrones. En los últimos años ha colaborado con esta revista para dar a conocer su trabajo, "Recreando materia estelar en el laboratorio" (IyC, julio 2013) y "Exoplanetas con materia oscura” (IyC, junio 2016). Aparte de la física, de entre sus pasiones destaca el aprender idiomas (conoce siete lenguas distintas) y viajar a los lugares más recónditos para conocer nuevas culturas y sus gentes.

Emma de Oña Wilhelmi se incorporó al ICE con un contrato Ramón y Cajal en el año 2012. Estudió su carrera en la Universidad Complutense de Madrid, pero se doctoró por la North-West University, en Sudáfrica. Fue investigadora postdoctoral en Barcelona, visitando frecuentemente el telescopio MAGIC de la isla de La Palma, antes de partir a París. Este último contrato le permitió volver a África, esta vez al desierto de Namibia, donde se encuentra el sistema de telescopios gamma HESS. Después trabajó en el Max Planck Institut fur Kernphysiks, en Heidelberg, Alemania. Su investigación se centra en estudiar la emisión de más alta energía (en rayos gamma) de objetos estelares compactos, como las estrellas de neutrones. Después de trabajar en los instrumentos de rayos gamma más importantes del mundo, su equipo se centra ahora en prepararse para un nuevo observatorio de rayos gamma, el CTA, que tendrá dos localizaciones, una en el norte, en la isla de la Palma y otra en el sur en el desierto de Atacama, en Chile. Además de los nuevo telescopios, ahora está muy ocupada con su hija recién nacida Julia.

 

 

CientíficasICE 

Además de estas científicas más senior, también en el ICE hay varias estudiantes realizando su tesis doctoral, y otras investigadoras postdoctorales. Son Linda Blot, Gemma Busquet, Laura Delgado, Carmen Juárez, Marina Lafarga, Anna María Porredon, Núria Vinyoles, Clara Tieso.

¡La ciencia también la hacemos las mujeres!