¿Ha nacido una roca metamórfica?

07/02/2014 0 comentarios
Menear

Esta semana nos llegaba una maravillosa imagen tomada por la cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) desde la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (Fuente: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona)

Nuevo cráter marciano. NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona

En ella se ve un cráter circular con un eyecta radial que, en principio, parece simétrico. Según el Jet Propulsory Laboratory (JPL), el cráter tiene unos 30 metros de diámetro, mientras que el eyecta alcanza los 15 km.

En una imagen de menor escala (si os liais con las escalas, echadle un vistazo a esta entrada de mi blog) se aprecia que el eyecta no es tan simétrico, lo que sugiere que el impacto no fue vertical. Teniendo en cuenta el tamaño de los radios, posiblemente el meteorito vino desde algún lugar del sur.

Imagen de menor escala. Fuente: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona 

Si hacéis una búsqueda por la blogosfera, sobre todo la "angloescribiente" (no me cuadra decir angloparlante en este caso), encontraréis multitud de entradas relacionadas con el tema. A mí me ha gustado especialmente esta entrada, porque viene un dato que me interesa, como es el tamaño del impactor: 2-3 metros.

Sin embargo, hay un aspecto del nuevo cráter del que nadie habla y que tiene que ver con mi especialidad, el metamorfismo. Resulta que la energía liberada durante el choque de un meteorito provoca una serie de cambios en la roca que entran en la definición de metamorfismo. De hecho, es uno de los pocos tipos de metamorfismo que se produce en superficie (junto con el metamorfismo de rayo y el priometamorfismo), lo cual resulta muy interesante, porque en la Tierra no solemos tener acceso a los ambientes más comunes del metamorfismo (los fondos oceánicos y las raíces de las montañas).
Según he leido, la mitad de la energía cinética del meteorito en el momento del choque se transforma en energía calorífica (que en los impactos grandes llega a vaporizar la roca), mientras que la otra mitad se emplea en deformar la roca que recibe el impacto.

Buscando en la biblioteca de mi facultad, he encontrado en un libro (French, 1998) una tabla en la que, para un impacto similar en la Tierra, asigna una energía cinética de 2.1x1012 J. 

Ahora es cuando pido la colaboración de algún físico que sea capaz de transformarme la mitad de esa energía cinética en un dato de temperatura y la otra mitad en un dato de presión (ya puestos, en gigaPascales). A cambio, prometo contaros qué rocas metamórficas se han generado en ese impacto.

Referencia
French, M.B. (1998). Traces of catastrophe: a handbook of shock-metamorphic effects in terrestrial meteorite impact structures. LPI Contribution No. 954, Lunar and Planetary Institute, Houston. 120 pp.