Cócteles de plata coloidal: riesgo sin beneficio

08/10/2015 3 comentarios
Menear

Pese a la falta de pruebas científicas que sustenten la efectividad del consumo por vía oral de plata coloidal con fines médicos, su popularidad vive un nuevo auge. Al mismo tiempo, los investigadores descubren que la ingestión de este «medicamento alternativo» conlleva la liberación de iones oxidativos en el estómago potencialmente peligrosos para la salud.

 Algunas de estas bebidas podrían tener valor energético, vitamínico, isotónico o de otro tipo. Sin embargo, las suspensiones de plata coloidal podrían no solo no tener ningún valor de los mencionados, sino incluso ser perjudiciales para la salud a largo plazo. Fuente de la imagen Didriks via flickr.com.

Si bien es cierto que la plata se ha utilizado desde la antigüedad en sus diferentes formas para almacenar líquidos o tratar heridas cutáneas, desde los años 90 del siglo XX el uso de una de sus variantes más diminutas se ha popularizado de nuevo: la ingestión de plata coloidal. Este término designa suspensiones de partículas metálicas de plata en agua, con tamaños del orden de nanos hasta micrómetros.

Algunos de los defensores más entusiastas de la plata coloidal en Alemania, Josef Pies y Uwe Reinelt, han llegado a definirla como "nuestro segundo sistema inmunológico". Estos autores sugieren que la ingesta de plata coloidal puede ser útil para tratar y prevenir un gran número de enfermedades, incluidos el cáncer y el sida. 

Contrariamente, las autoridades sanitarias advierten de los potenciales riesgos para la salud de la ingestión de plata coloidal. Por ejemplo, la Food and Drug Administration (FDA) y el Centro Nacional de Salud Norteamericano (NIH) no la consideran segura desde mediados de los noventa del siglo pasado. Pese a todo, preparados de plata coloidal, así como generadores para fabricar las suspensiones en casa (véase la foto), pueden adquirirse en varios países.

 

Portada del libro de Pies y Reinelt, firmes defensores del uso de la plata coloidal como 'antibiótico natural que refuerza el sistema inmune'. A la derecha, Kit comercial para preparar suspensiones de plata coloidal caseras.

 

Ante todo esto, escribí ya hace algún tiempo un artículo titulado 'La plata coloidal y el principio de precaución' en donde instaba a ser precavido con la ingestión de plata coloidal. Lo cierto es que aquel artículo suscitó multitud de comentarios, la mayoría de ellos de consumidores de plata coloidal. Ahora, unos años más tarde, me he propuesto hacer otra vez un análisis sobre esta cuestión, aprovechando que la ciencia ha ahondado un poco más en el tema. Éstas podrían ser algunas de las conclusiones que uno podría sacar al repasar la literatura científica (en mi caso, a través de PubMed) al respecto de los riesgos para la salud asociados a la ingesta de plata coloidal:

  • Existen multitud de estudios in vitro que demuestran la toxicidad celular y genética de nanopartículas de plata, incluso a concentraciones muy bajas (pM). La contribución más importante a la toxicidad proviene de iones oxidativos que se generan cuando las nanopartículas están suspendidas en un líquido. Precisamente, un estudio reciente demuestra que las condiciones del estómago promueven la formación de estos iones con potencial oxidativo. También se ha encontrado que el recubrimiento de las partículas influye sustancialmente en su toxicidad celular.
  • Existen relativamente pocos estudios sobre la toxicidad de la plata coloidal en seres vivos. De éstos, la mayoría se elaboraron utilizando ratones de laboratorio, dosis relativamente altas y cortos períodos de tiempo. Las conclusiones son dispares respecto a la toxicidad en ratones, pero casi todos encuentran que las nanopartículas pueden acumularse en ciertos órganos del cuerpo (riñones, hígado), conllevando efectos tóxicos en algunos casos. La relación entre la coloración de la piel (argiria) y la ingesta de plata coloidal ha sido confirmada por variedad de artículos.
  • Los estudios más recientes también demuestran que las nanopartículas pueden alcanzar y depositarse en regiones del cerebro.
  • Solo ahora, empiezan a aparecer los primeros estudios sobre la toxicidad a largo plazo de la ingestión de plata coloidal.

Partiendo de todo lo expuesto anteriormente, mi opinión no varía sustancialmente de la que tenía en 2008: debido a la capacidad de generar iones tóxicos, la ingesta de este material podría no ser segura para la salud. Segundo: hacen falta más estudios para llegar a saber los riesgos reales asociados a la ingesta prolongada de plata coloidal.

Ahora, si analizamos la segunda pregunta ¿es la ingesta de plata coloidal efectiva para tratamientos médicos?, hallamos estas respuestas: las nanopartículas tienen efectivamente propiedades bactericidas, como demuestran los trabajos realizados in vitro. Ahora sabemos, sin embargo, que las bacterias podrían desarrollar cierta resistencia a los tratamientos con plata coloidal. Cabe recordar, además, que no hay que confundir bacterias con patógenos. Como ya expliqué en otro post, el ser humano convive de manera natural, con millones de bacterias.

Por otro lado, y más importante, no existen estudios científicos que concluyan que la administración por vía oral de plata coloidal tenga efectos curativos de ningún tipo.

Concluyendo, como reza el título de este artículo, la ingesta de plata coloidal podría ser una práctica que conlleva riesgos para la salud, pero ningún beneficio.

Estas conclusiones son también a las que han llegado las ya mencionadas FDA y NIH, pero también científicos de la escuela de Medicina de Harvard o especialistas de la Clínica Mayo.

Antes de terminar, me gustaría aclarar dos cosas. Primera: ni trabajo, ni he trabajado nunca, para una empresa farmacéutica. Diré más aún, he escrito varios artículos criticando la política de precios de algunas de ellas. Segunda: si las pruebas científicas existentes se equivocan y beber plata coloidal es saludable y seguro, habrá que rectificar, aceptar la verdad. Porque la ciencia no se detiene y, aunque la verdad absoluta no existe, la ciencia sigue siendo, para muchos de nosotros, la forma más fiable de acercarnos a ella. Eso sí, a mi entender, de momento la ciencia nos dice: no beba usted plata coloidal.

Más bibliografía:

Chemical Transformations of Nanosilver in Biological Environments. Jingyu Liu, Zhongying Wang, Frances D. Liu, Agnes B. Kane, and Robert H. Hurt. ACS Nano, 2012, 6 (11), pp 9887–9899.

Rapid Kinetics of Size and pH-Dependent Dissolution and Aggregation of Silver Nanoparticles in Simulated Gastric Fluid. Jessica L. Axson, Diana I. Stark, Amy L. Bondy, Sonja S. Capracotta, Andrew D. Maynard, Martin A. Philbert, Ingrid L. Bergin∥, and Andrew P. Ault. J. Phys. Chem. C, 2015, 119 (35), pp 20632–20641.

In vitro toxicity of nanoparticles in BRL 3A rat liver cells. S.M. Hussaina, K.L. Hess, J.M. Gearhart, K.T. Geiss, J.J. Schlager. Toxicology in vitro. Volume 19, Issue 7, October 2005, Pages 975–983.

Oral toxicity of silver ions, silver nanoparticles and colloidal silver-a review. Hadrup N1, Lam HR2. Regul Toxicol Pharmacol. 2014.

Subchronic oral toxicity of silver nanoparticles.Kim YS1, Song MY, Park JD, Song KS, Ryu HR, Chung YH, Chang HK, Lee JH, Oh KH, Kelman BJ, Hwang IK, Yu IJ. Part Fibre Toxicol. 2010 Aug 6;7:20. doi: 10.1186/1743-8977-7-20.