El triunfo de los jóvenes Max Planck

15/04/2015 0 comentarios
Menear

El pasado mes de marzo, el presidente de la Sociedad Max Planck (MPG) anunciaba que todos los nuevos doctorandos que trabajen en los institutos de la MPG lo harán con contrato de trabajo y no con becas. Esto acabará con muchas desigualdades entre investigadores y demuestra como, con voluntad y esfuerzos bilaterales, se pueden mejorar los sistemas de ciencia.

 Sello conmemorativo de los 50 años de la Sociedad Max Planck. Año 1998, fuente wikipedia.

 

Los doctorandos también son profesionales (de la ciencia)

Cuando escribí "The good scientist" cometí un error. En una parte del texto se calificaba a los candidatos a doctores como "estudiantes de doctorado". Hubo un par de personas que me escribieron quejándose. Y tenían razón. Los candidatos a doctores son jóvenes investigadores que desarrollan un papel importantísimo dentro del sistema científico. Es por ello que se merecen el reconocimiento de ser considerados profesionales de la ciencia. Argumentos del tipo "todavía no están formados del todo" no sirven. ¿Es que acaso un ingeniero o un informático no tienen todavía mucho que aprender cuando obtienen su primer trabajo, con contrato, al salir de la universidad?

Pues bien, la realidad es que incluso dentro de las instituciones de excelencia en Alemania, existe confusión a este respecto, lo cual se traduce en importantes desigualdades entre científicos jóvenes. Por ejemplo, hasta ahora, los jóvenes investigadores de la Sociedad Max Planck no eran tratados de forma homogénea. Mientras algunos realizaban sus investigaciones amparados por todos los beneficios que supone un contrato de trabajao (seguro médico, contribución a la pensión, cotización fiscal), otros realizaban el mismo trabajo con becas, menores salarios y beneficios.


El motor del cambio

Hace más de un decenio, un grupo de doctorandos de la MPG comenzaron una ronda de reuniones con la administración de esta sociedad para tratar el tema de las desigualdades entre doctorandos. En 2015 han conseguido un triunfo importante. Si quieren saber todos los detalles pueden leer el artículo publicado en Science Careers. Se lo resumo aquí de forma cronológica:

- 2002 Primeros contactos entre doctorandos y la administración.
- 2003 Los jóvenes investigadores fundan PhDnet, una plataforma para reinvindicar sus derechos.
- 2009 PhDnet organiza encuestas entre los 3500 doctorandos de MPG para conocer más en detalle sus condiciones laborales. Sale a la luz que la mitad de los investigadores jóvenes que responden al cuestionario trabajan con becas y no con contratos.
- 2009 La Sociedad Max Planck incluye algunas mejoras en el sistema de becas para sus doctorandos. Sin embargo, los investigadores con beca siguen recibiendo salarios más bajos y menos beneficios sociales que sus compañeros con contrato.
- 2012 Se inicia la petición "salario justo" que firman más de un tercio de los doctorandos. La iniciativa atrae atención mediática.
- 2012 MPG decide igualar el salario de los investigadores con beca y aquellos con contrato.
- 2014 Martin Stratmann, nombrado nuevo presidente de la MPG.
- 2015 El mismo presidente anuncia que, a partir de Julio, todos los nuevos doctorandos de la sociedad recibirán un contrato para investigar.

El mensaje: no olvidar los orígenes

Pero, ¿por qué les explico yo hoy todo esto? A veces tengo la sensación, que es ya constatación, de que muchos de los que hemos pasado por ese excitante, pero largo y a veces arduo camino, que supone un doctorado, olvidamos demasiado pronto de donde venimos. Creo que esto es un error. Los científicos con un poquito más de trayectoria tenemos, en mi opinión, la responsabilidad de apoyar en todo lo posible a las nuevas generaciones que han decidido adentrarse en la carrera científica. Y no me refiero solo en el tema económico. Tengo la firme convicción de que a los doctorandos hay que transmitirles la curiosidad, el valor de probar cosas nuevas, la necesidad del rigor y pensamiento crítico y la ética profesional.

Los impulsores de PhDnet han conseguido un paso importante para reconocer su trabajo, gracias, probablemente, a otras de las cualidades que necesita un científico: la paciencia y la perseverancia.

Hoy siento que el mundo funciona un poco mejor y que el buen científico no es una ilusión del todo.

Puedes seguir a Guillermo en Facebook: https://es-es.facebook.com/GuilleOrtsGil