Feynman no dijo eso

18/11/2016 7 comentarios
Menear

Sobre las citas falsas en la era de la "post-verdad".

Tenía que pasar. Ya estamos oficialmente en la era de la "post-verdad" y las hordas de la desinformación no están dejando títere con cabeza. Tras destrozar a Churchill, Brecht, Borges, Einstein y tantos otros, el turno le toca ahora a Richard Feynman

El nombre de Feynman es casi sagrado para todos aquellos que aprendimos Física con sus "Feynman lectures" y que nos partimos de risa con las maravillosas memorias "¿Está usted de broma, Sr. Feynman?""¿Qué te importa lo que piensen los demás?". Era cuestión de tiempo que su popularidad se fuera extendiendo más allá de las fronteras de la Física académica, y en consecuencia, al parecer, inevitable, que se le empezaran a atribuir todo tipo de ingeniosidades y chascarrillos, que ahora cotizan como grandes reflexiones en las redes sociales. 

 Woody Allen y Diane Keaton en "Annie Hall" (1977)

Recientemente apareció en un diario de tirada nacional una entrevista con Cristophe Galfard, quien recientemente ha escrito el libro de divulgación "El universo en tus manos". La entrevista empieza por todo lo alto, al menos eso pensaba el periodista cuando escribió: "Afirmaba el nobel Richard Feynman que la física es a las matemáticas lo que el sexo es a la masturbación". Como fan incondicional de Woody Allen me encantan los chistes sobre masturbación, empezando por el mítico intercambio con Diane Keaton en "Annie Hall" y terminando por la "colaboración" entre Sophia Loren y Marilyn Monroe en "Anything else". En comparación, les reconozco que este supuesto comentario de Feynman es lo suficientemente superficial, simple y equivocado como para hacer carrera en las redes sociales. Y además, le sobran 74 caracteres en Twitter. Sin embargo, ¿fue dicho esto por Feynman? Esta frase no aparece en ningún lugar de su obra, y sólo en 1993 (cinco años después de su muerte) vemos que Lawrence Krauss se la atribuye al principio de un capítulo en el libro de divulgación "Fear of Physics". En un ejemplo de mala praxis que sin duda Krauss no se permitiría a sí mismo en un artículo científico, Krauss no cita la fuente, por lo que no sabemos de dónde se la sacó. Las posibilidades son dos: o la frase ya circulaba por ahí erróneamente atribuida a Feynman en 1993, o hemos de creer que se la dijo en persona Feynman a Krauss. Pero las probabilidades de que esto último ocurriera son realmente pocas. Como el propio Krauss cuenta en su biografía-homenaje de Feynman "Quantum man", apenas coincidieron unas cuantas veces en su vida, fundamentalmente en charlas y clases. La única posibilidad real es en ese fin de semana en Vancouver del que habla Krauss en el libro: él era todavía estudiante de licenciatura, y una asociación de la que formaba parte invitó al bueno de Dick a dar una conferencia. Tras ella, aparentemente, ese fin de semana los dos salieron varias veces a tomar algo acompañados por la novia de Krauss. ¿El alcohol y las ganas de impresionar a esta última hicieron al gran Feynman decir esta simpleza? Es sólo una conjetura humorística. En cualquier caso, es obvio que es altamente dudoso que esta cita sea correcta.

 Un joven Lawrence Krauss habla con Richard Feynman tras una conferencia

La entrevista con Galfard continúa en la misma línea. Ya puestos, el periodista se lanza con "El nobel Richard Feynman también dijo que "la física es como el sexo: seguro que da alguna compensación práctica, pero no es por eso por lo que la hacemos". Les confieso que ésta me parece ligeramente más ingeniosa, seguramente porque halaga mi corazoncito de físico teórico. También cabe en Twitter, y sobran 29 carácteres. Pero... ya lo adivinan, ¿no? Eso es: ¡jamás fue dicha o escrita por Feynman! A pesar de que la llevo oyendo desde mis tiempos en la Facultad, nadie, jamás, ha sido capaz de aportar la referencia que demuestre que la frase es suya.

Richard Feynman fue un físico brillante y un ser humano creativo, inteligente e ingenioso. Igual que hicimos aquí una vez con Einstein, les ruego, ¡oh, espíritus de las redes sociales!, si me escuchan, les ruego: que lean sus libros, por favor, pero sobre todo... por lo que mas quieran, ¡dejen de citarle!