GenomAPP y Personalidad

23/02/2015 0 comentarios
Menear

¿Podemos inferir características de nuestra personalidad basándonos en las app's que hemos descargado en nuestro smartphone? ¿Configuran nuestras apps una especie de "GenomApp de nuestra personalidad? ¿Podemos inferir características de la personalidad de alguien mirando su Smartphone? ¿Hay dos Smartphones, totalmente, iguales? Proponemos un simple y divulgativo ejercicio de Psicología 2.0 para pensarlo juntos.

El refrán "dime con quién andas y te diré quién eres" puede tener en estos tiempos 2.0 una nueva lectura, acorde con el hecho de que millones de ciudadanos descargan en sus terminales decenas de aplicaciones móviles (app's en adelante) que a modo de "pequeñas unidades funcionales", casi como "genes digitales" hacen de nuestro Smartphone un "sujeto único", con muchos elementos en común entre ellos pero tan único como nosotros mismos.

¿No nos daría miedo echar un vistazo al Smartphone de nuestro vecino de asiento en el metro y ver que fuera idéntico al nuestro en algo más que marca y modelo? Yéndonos ahora hacia el terreno de la personalidad a nadie se le escapa que: el qué pensamos, qué hacemos y qué sentimos, ayudan, y bastante, a definirnos a nosotros mismos y a los demás; y que nos dan gran información sobre la personalidad de cualquiera. De hecho así lo considera también la American Psychological Association, que dice que: el "cómo pensamos", "qué hacemos" y "qué decimos" en distintas situaciones son parte de un conjunto dinámico de características que a modo de "patrones", determinan una cierta consistencia en nuestra manera de ser, configurando nuestra personalidad y favoreciendo que ante una determinada circunstancia cada persona actúe de manera distinta y única; validando aquel otro aforismo que dice: "no hay dos personas (completamente) iguales" y claro... es más que posible que tampoco lo sea la personalización de sus Smarphones

Imagen 1

Sabiendo que no hay dos personas iguales, ni tampoco dos Smartphones, y teniendo el "dime con quién andas..." de referencia, el siguiente paso para analizar nuestro GenomApp es compararlo con aquellos con los que andamos por la vida y ver en qué se parece y en qué se diferencia nuestro ajuar de app's del de ellos. Es fácil que compartamos con aquellos con los que "andamos por la vida" un buen número de app's, bien para comunicarnos como la ya omnipresente Whatsapp, bien por los intereses comunes que se suele tener con los amigos, compañeros de profesión,etc.

También es fácil que compartamos apps sobre cómo "cambiar" o al menos observarnos y registrar nuestros datos por si debemos hacerlo. Aquí incluiríamos todas las apps que tienen como objetivo mejorar nuestra dieta, controlar nuestro ejercicio físico implementar nuevos hábitos de vida, o dejar otros hábitos como el tabaco, el consumo excesivo de alcohol, o ambos. ¿Verdad que parece fácil que compartamos esta parte de nuestro "genomapp con las personas con las que o bien hacemos ejercicio, o bien hemos empezado una terapia de deshabituación del tabaco en nuestra organización?

En el ámbito del genoma biológico parece que el tema de compartir, genes, de apps de momento no hablan pero se quedan muy cerca, lo tienen ya claro investigadores como Fowler y Christakis que en un reciente estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences han descubierto que compartimos más genes con aquellos con los que vamos por la vida ("dime con quién andas") que con extraños de la misma población. Por si fuera poco otro eminente experto en redes como Laszlo Barabasi Director del Center for Network Science de la Northeastern University de Boston, ha descrito las relaciones e interacción entre redes biológicas y sociales. De las afirmaciones de Barabasi... y siguiendo con nuestro ejercicio de Psicología 2.0 ficción... ¿Se podría inferir que si compartimos genes entre amigos y también muchas de las app's que llevamos en el Smartphone pueda haber alguna relación entre nuestro genoma y nuestro "GenomApps"?

¡Igual hasta correlacionan el número de genes y app's compartidas! Pues podría ser porque la relación entre genes y "amistades" parece demostrada, y también parece demostrado que para cultivar nuestra red social nada como llevar descargadas las app's adecuadas ¿verdad? Como decíamos antes también es probable que si no hay dos personas iguales, tampoco haya dos móviles iguales; y si incluimos la variable "fundas" en nuestra particular ecuación, creo que coincidiremos en que la probabilidad de encontrar una combinación "mismas app's + misma funda" (vista la proliferación de este tipo de elementos de autoafirmación y personalización), ¡debe ser similar a la de encontrar a dos personas que no sean familia con el mismo ADN!

5324223435_08184240d8_z.jpg

Para acabar el rudimentario análisis de nuestro GenomApp y saber si en él se reflejan aspectos de nuestra personalidad podemos echar un vistazo a nuestro Smartphone. Si hemos descargado app's que nos permitan monitorizar lo que hacemos (dónde vamos, lo que comemos, el ejercicio que hacemos) lo que sentimos (subiendo fotos, vídeos que expresen estados emocionales) y lo que pensamos (a modo de diario, o simplemente comunicándoselo a los demás) ya podemos dar por supuesto que nuestro "GenomApp" está configurándose a buena velocidad combinando app's que nos dicen con quién andamos, cómo somos y cómo nos sentimos. Y sí... revelando gran parte de nuestra personalidad. ¿Que nos da miedo perder un material tan sensible relacionado con algo tan íntimo como nuestra personalidad?... No hay problema porque en un artículo publicado en Nature por Goldman y otros investigadores del Laboratorio Europeo de Biología Molecular estos afirman que ya es posible almacenar información de cualquier tipo, la de nuestras Apps también, en nuestro ADN ¡A ver si resulta que lo del "GenomApp" va a ser literal!