Un módulo hinchable en la Estación Espacial

13/04/2016 1 comentario
Menear

El módulo hinchable que SpaceX ha enviado recientemente a la Estación Espacial puede suponer el abaratamiento en la creación de hábitats en el espacio.

La cápsula de carga Dragon que SpaceX ha enviado recientemente a la Estación Espacial Internacional (ISS) contiene varios experimentos de carácter médico y tecnológico. Estos experimentos están centrados en el estudio de la atrofia ósea y muscular, en el crecimiento de cristales de proteínas, y en nanotecnología en materia de dinámica de fluidos. Pero, en esta ocasión, hablaré de otro experimento tecnológico que transporta la cápsula Dragon: el BEAM, un módulo hinchable que se pondrá a prueba en la ISS y que puede suponer el abaratamiento en la creación de hábitats en el espacio.

El BEAM (Bigelow Expandable Activity Module) es un módulo hinchable experimental de la empresa Bigelow que será probado en la ISS durante dos años. Las estaciones espaciales hasta ahora (como Salyut, Skylab, Mir, o la ISS) han utilizado módulos rígidos para proveer los hábitats presurizados para las tripulaciones, pero el concepto de módulos expandibles para su uso espacial supondría una reducción en masa y volumen a ser lanzados al espacio y, por lo tanto, un abaratamiento en la confección de futuras estaciones espaciales, de bases en otros cuerpos celestes, o de hábitats en vuelos espaciales interplanetarios.

El módulo BEAM estará atracado al módulo Tranquility de la ISS. Fuente: Bigelow.

En su forma compacta antes de ser desplegado, BEAM ocupa un volumen de algo menos de 8 metros cúbicos; sin embargo, una vez expandido en el espacio, proveerá casi 16 metros cúbicos de volumen habitable. BEAM está provisto de sensores de temperatura, presión y radiación, cuyas medidas serán comparadas y validadas con modelos teóricos durante los dos años que permanezca unido a la ISS. El módulo experimental no estará habitado durante ese tiempo a excepción de las tres o cuatro ocasiones por año que se prevé que algún miembro de la tripulación de la ISS pase a su interior por unas horas para su inspección y para la recogida de muestras.

foto2.jpgLa pared de BEAM está formada por diversos tipos de capas. La más interior es la cubierta que conforma la cámara presurizada; sobre ella se encuentran colocadas diversas capas que ofrecen protección contra micrometeoritos o pequeños restos en órbita; seguidas de capas para la protección térmica y contra la radiación, además de protección contra la degradación. A pesar de consistir en una estructura no rígida, BEAM deberá demostrar que es capaz, al menos, de proporcionar el mismo nivel de protección contra radiación y micrometeoritos, y de resistencia a la degradación que los módulos actuales. 

Bigelow ya envió al espacio los módulos hinchables Genesis I y II en 2006 y 2007, respectivamente, que demostraron diversos aspectos de las tecnologías involucradas en este tipo de concepto. Ambos se encuentran todavía en órbita enviando imágenes y datos. Ahora, con BEAM, se pretende aumentar el nivel de madurez tecnológica de este concepto al convertirse, de hecho, en el primer módulo expandible en el espacio en el que haga su entrada un ser humano.

El objetivo de Bigelow es el desarrollo de un sofisticado módulo hinchable operativo llamado B330 de 330 metros cúbicos de volumen presurizado con capacidad para 6 tripulantes, y dotado de varias ventanas, que sirva como módulo estándar para la construcción de estaciones privadas en el espacio, tanto para investigación como para turismo, o como habitáculo para tripulaciones en futuras misiones a la Luna o a Marte.

Esquema del futuro B330. Fuente: Bigelow.

Según Bigelow, además de proporcionar incluso una mejor protección contra la radiación y micrometeoritos que los módulos rígidos actuales, el B330 ofrecerá el mencionado volumen de 330 metros cúbicos con una masa de 20 toneladas. Esto supondrá, por ejemplo, una significativa mejora con respecto a un módulo de la ISS como el Destiny, de 160 metros cúbicos y 15 toneladas, lo que implica un 210% más de volumen por tan solo un 33% más de masa. Se planea que los dos primeros módulos B330 de prueba sean lanzados al espacio a finales de 2019 y en 2020, respectivamente.

Cabe mencionar que el concepto de hábitat expandible que Bigelow pretende desarrollar y comercializar es una evolución del TransHab que la NASA propuso en los '90 para la ISS y como habitáculo para la tripulación en una misión a Marte. A pesar de las investigaciones y estudios de diseño y de algunas pruebas con prototipos que llegaron a efectuarse, la NASA abandonó finalmente el proyecto por problemas presupuestarios; pero los avances logrados a través de diversas patentes fueron cedidos a Bigelow en el marco de un acuerdo con la NASA, sentando la base para que el sector privado, en este caso a través de Bigelow, continuara su desarrollo para intentar darle forma comercial.