Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 17/04/2015

Enfermedades neurodegenerativas

Alzhéimer: descubierto el posible origen de la enfermedad

La aparición de los primeros síntomas coincide con algunas modificaciones en ciertas células inmunitarias del cerebro.

Journal of Neuroscience

Menear

Células de la microglía (negro) en un ratón de laboratorio con la enfermedad de Alzhéimer, que se activan en las áreas del cerebro responsables de la memoria y consumen el aminoácido arginina. [Carol Colton / Universidad Duke]

Tras la confirmación, en las últimas semanas, de la identificación de una molécula capaz de frenar la progresión de la enfermedad y la realización de un nuevo ensayo para el diagnóstico precoz a partir de una biopsia del tejido cutáneo, un grupo de científicos acaba de anunciar ahora el descubrimiento de la posible causa de la enfermedad de Alzheimer.

Liderados por Matthew Kan, de la Escuela de Medicina de la Universidad Duke, los investigadores han observado, en ratones de laboratorio, que el origen del trastorno coincide con algunos cambios en la microglía. Según ellos, cuando empiezan a aparecer los primeros síntomas del trastorno, estas células inmunitarias del sistema nervioso central comienzan a consumir altas dosis de un determinado nutriente, el aminoácido arginina, que resulta esencial para el buen funcionamiento de la memoria.

El estudio, publicado en la revista Journal of Neuroscience, muestra que el bloqueo del consumo excesivo de arginina, mediante un inhibidor enzimático llamado difluorometilornitina (DFMO), disminuye el número de las placas amiloides, unas fibrillas de proteína cuya acumulación en el cerebro es responsable de la degeneración progresiva de las células nerviosas típica del alzhéimer.

Según la Federación Internacional para la Enfermedad de Alzheimer (ADI, por sus siglas en inglés), vinculada a la Organización Mundial de la Salud y que agrupa a todas las asociaciones que se ocupan del trastorno, el alzhéimer afecta a más de 25 millones de personas en el mundo, sobre todo a individuos mayores de 65 años de edad y, en su mayoría, de sexo femenino. Hoy en día, se registra un aumento del 50 por ciento en el número de casos con respecto al año 2005. Para el  2030, se espera que esta cifra llegue a los 76 millones.

Como siguiente paso, Kan y sus colaboradores prevén experimentar el inhibidor DFMO, hasta ahora utilizado en ensayos clínicos para el tratamiento del cáncer, como posible fármaco también para la enfermedad neurodegenerativa. «Nuestro estudio abre el camino a una manera diferente de investigar la enfermedad de Alzheimer», explica Carol Colton, de la Escuela de Medicina de la Universidad Duke. «Si podemos confirmar, también en humanos, que el consumo de arginina desempeña un papel importante en el proceso degenerativo, quizá podríamos bloquearlo y, por tanto, revertir el desarrollo de dicho trastorno».

Más información en Journal of Neuroscience

Fuente: IyC / Escuela de Medicina de la Universidad Duke

Artículos relacionados