Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 12/01/2016

Conservación

Ballenas más vulnerables a los ataques de las gaviotas

Las lesiones causadas por las aves marinas a las crías de la ballena franca austral han aumentado en las últimas cuatro décadas.

PLoS ONE

Menear

Fotografías que muestran los diferentes tamaños de las lesiones causadas por los ataques de gaviotas en dos ballenas vivas (izquierda y centro) y una muerta (derecha).

Las gaviotas pueden convertirse en animales agresivos cuando tratan de acaparar un alimento, sobre todo cuando su presa es otro animal... vivo.

A principios de los años setenta, en la costa de la Península Valdés, en Argentina, se observó que algunos ejemplares de la ballena franca austral (Eubalaena australis) habían padecido los ataques de la gaviota dominicana (Larus dominicanus). Según los registros de la época, el dos por ciento de las parejas formadas por una ballena y su cría era agredido cada año por estas aves. Ahora, según un artículo publicado en la revista PLoS ONE, el 99 por ciento de los ballenatos presentan lesiones provocadas por las gaviotas, las cuales intentan clavar su pico en el dorso de estos mamíferos y alimentarse con su piel, carne y grasa.

«Cada pájaro elige su presa y la protege», afirma Victoria Rowntree, de la Universidad de Utah y autora principal del estudio, «y se queda encima del agua a la espera de que la ballena emerja de ella para respirar». Según esta bióloga, los cetáceos adultos han aprendido a arquear la espalda cuando salen del agua, por lo que logran mantener la mayor parte de su cuerpo lejos del alcance de las aves hambrientas. No obstante, los más jóvenes no consiguen emular dicho comportamiento, pues su tamaño reducido no les permite asumir la misma posición que sus madres. Además, los ballenatos acuden más a menudo a la superficie marina para respirar, lo que brinda a las gaviotas numerosas oportunidades para atacarlas.

Rowntree y sus colaboradores analizaron las imágenes aéreas de 2680 ballenas francas australes y sus crías tomadas entre los años 1974 y 2011 para determinar el número y el tamaño de las lesiones provocadas por las gaviotas en sus dorsos. Por otro lado, estudiaron las fotografías de 192 cetáceos recién nacidos que habían quedado varados en la playa entre los años 2003 y 2011. Según los investigadores, las madres mostraban en promedio unas cuatro heridas, lo que corresponde a menos del 1 por ciento de la superficie de su espalda; en el caso de las crías, estos valores aumentaban, respectivamente, hasta las nueve lesiones y a un 2,5 por ciento de la extensión trasera de su cuerpo.

Los científicos se preguntan ahora si las gaviotas son las responsables del elevado número de muertes o si, por lo menos, contribuyeron a ello. Tras estudiar los ballenatos varados, no encontraron una correlación clara con las lesiones provocadas por las aves marinas. Las gaviotas podrían ser las autoras, en parte, del fallecimiento de los jóvenes cetáceos, pero los autores del estudio afirman que no representan la única causa. Con todo, según Rowntree y su equipo, todas las crías muertas presentaban signos de ataques por parte de los pájaros. «Por supuesto, no se trata de etiquetar a las gaviotas de animales malvados. Como todos los demás, ellas también buscan comida para sobrevivir». El desafío para los investigadores ahora es encontrar la manera de proteger a las ballenas, sin acabar con las gaviotas.

Más información en PLoS ONE

— IyC / Jason Goldman (Scientific American)

BOLETÍNSé el primero en recibir los nuevos contenidos de las revistas Investigación y Ciencia (mensual) y TEMAS (trimestral). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍNSé el primero en recibir los nuevos contenidos de las revistas Investigación y Ciencia (mensual) y TEMAS (trimestral). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción.