Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

  • 19/09/2017 - Zoología

    ¿Ha extinguido Irma especies?

    Junto  a las pérdidas humanas y económicas, el huracán Irma ha tenido también graves consecuencias para la naturaleza.

  • 18/09/2017 - Materiales cuánticos

    Calor topológico

    Un trabajo analiza por primera vez el comportamiento de los aislantes topológicos en presencia de focos térmicos. Sorprendentemente, la aparición de un flujo de calor no parece arruinar la robustez de estos materiales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 05/11/2014

Psicología social

Conformidad temprana

Los niños de dos años adaptan su conducta a la de los demás para sentirse parte del grupo.

Psychological Science

Menear

A los dos años, los niños ya experimentan la presión social: adaptan su conducta a la de otros sujetos de su misma edad. [Instituto Max Planck para la antropología evolutiva/ R. Barr]

Con frecuencia, los niños observan e imitan a los demás cuando quieren aprender algo nuevo. También los chimpancés y orangutanes actúan de esta manera. Pero ¿modifican humanos y monos su propio comportamiento para adaptarse a la conducta del resto? Científicos del Instituto Max Planck para la antropología evolutiva, en Leipzig, y de la Universidad de Jena han descubierto que nosotros tendemos más a dejar de lado las propias preferencias para adaptarnos al grupo en comparación con los primates no humanos. Y ya desde los dos años de vida.

«La conformidad desempeña en la conducta social humana una función central; delimita los grupos unos de otros y ayuda, con ello, a coordinar la actividad grupal. Estabiliza y fomenta la diversidad cultural, una característica de los humanos», señala Daniel Haun, del Instituto Max Planck y autor principal de estudio. No obstante, como animales sociales, debemos decidir si imitamos el comportamiento de la mayoría o preferimos seguir nuestros propios pasos. ¿Qué hacer cuando se sabe que la mayoría se equivoca? Al parecer, los niños de dos años optan por cambiar su propia conducta, aunque saben que es la correcta, para evitar el potencial inconveniente que puede suponer «ser diferente».

Imitar a los demás

Para averiguar si los niños pequeños y los monos practican esa «conformidad normativa», los investigadores pusieron a prueba a niños de dos años, orangutanes y chimpancés.

En uno de los ensayos, los probandos (tanto niños como monos) debían dejar caer una bola en una caja que estaba dividida en tres compartimentos. Solo si la pelota caía en uno concreto, recibían una recompensa (un cacahuete para los monos; una chocolatina para los niños). Después de aprender a manejarse con la caja, cada uno de los participantes observaba a otros congéneres practicando el mismo juego. En este caso, los sujetos introducían la bola en compartimentos diferentes al que había propiciado el premio a los primeros probandos. A continuación, estos debían volver a tirar la bola en una de las tres secciones; esta vez, ante los ojos de los congéneres que acababan de jugar. Era el momento de decidir si seguían con la propia estrategia (con la consiguiente recompensa) o imitaban a los demás.

Según los resultados, los niños adaptaban su conducta con más frecuencia a la de sus compañeros de la misma edad que los monos: mientras que los probandos humanos mostraban en más de la mitad de los casos una conducta de conformidad, los chimpancés y los orangutanes ignoraban la conducta de sus congéneres y permanecían fieles a la estrategia que habían aprendido poco antes. Con todo, cuando el niño se encontraba solo ante la caja decidía volver a emplear su propia solución, la cual modificaba, no obstante, si había otros niños observándole. Al parecer, el número de «espectadores» no influía en la modificación de la conducta: fueran uno o tres los presentes, tendía a comportarse como la mayoría. 

Según concluyen los autores, el estudio demuestra que la conducta social de la conformidad surge en los humanos a muy temprana edad.

Más información en Psychological Science

Fuentes: Spektrum / Instituto Max Planck

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.