Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 11/03/2016

Medicina regenerativa

Consiguen recuperar la visión con técnicas basadas en células madre

El uso de las células madre en oftalmología está dando resultados prometedores en varios trabajos recientes.

Nature News

Menear

Una prometedora técnica quirúrgica activa las propias células madre del cuerpo para regenerar totalmente el cristalino de los ojos de los bebés que nacen con cataratas. [iStock/Stephan Auer]

En los últimos años las células madre y la medicina regenerativa han protagonizado avances considerables para tratar multitud de enfermedades. En referencia a sus aplicaciones en oftalmología, varias investigaciones recientes habrían parecido ciencia ficción hace poco tiempo. Es el caso de dos trabajos independientes publicados esta semana en la revista Nature.

Por un lado, un equipo de la Universidad de Osaka liderado por Kohji Nishida ha logrado devolver la visión a conejos gracias al cultivo y posterior trasplante de células de la córnea generadas a partir de células madre humanas.

Los investigadores utilizaron células madre pluripotentes inducidas (células iPS, por sus siglas en inglés), que no derivan de embriones sino de células adultas diferenciadas. Con ellas, consiguieron generar distintos tipos de tejido de ojo y recrear el desarrollo completo de este órgano. El significado de este avance es importante, ya que demuestra que es posible crear diferentes tejidos especializados in vitro: se abre un nuevo camino en el desarrollo de terapias regenerativas para la oftalmología. Estudios anteriores ya habían generado el tejido de la retina o la córnea utilizando células iPS, pero ninguno había producido tipos diferentes de células del ojo en un solo experimento. Los autores del artículo piensan que su trabajo podría sentar las bases para futuros ensayos clínicos orientados a restaurar la visión en humanos.

«El potencial de esta técnica es impresionante», comenta Mark Daniell, investigador del Centro Australiano de Investigación Oftalmológica en Melbourne, que no participó en la investigación. «En el futuro, se podría llegar a generar tejido para reparar ojos dañados sin la amenaza del rechazo por parte del propio sistema inmunitario. Pero todavía queda mucho por hacer antes de que algún tratamiento de este tipo pueda realizarse en humanos. Y si se acabara desarrollando, podría costar decenas o cientos de miles de dólares.»

El siguiente video muestra células madre iPS diferenciándose en cuatro tipos de tejido ocular que imitan los tipos de células que se encuentran en la córnea, la retina y el cristalino. Estas células se podrían usar para generar tejido ocular y hacer trasplantes que permitan curar enfermedades del ojo o lesiones oculares. [Vídeo: Kohji Nishida]

Curan las cataratas congénitas a doce bebés con células madre

Por otro lado, un artículo publicado también esta semana en Nature, describe una prometedora técnica quirúrgica que activa las propias células madre del cuerpo para regenerar totalmente el cristalino de los ojos de los bebés que nacen con cataratas.

En esta ocasión, los responsables del descubrimiento han sido científicos de la Universidad de California, liderados por el investigador Sun Yat-Sen. Alentados por los resultados que obtuvieron inicialmente en experimentos con conejos, siguieron con monos macacos y, por último, con 12 bebés humanos.

«Los dos estudios recién publicados son increíbles, casi parecen ciencia ficción», insiste Mark Daniell.

La cirugía que se aplica en la actualidad para tratar las cataratas en niños requiere una incisión de 6 milímetros en el cristalino. Esta abertura permite al cirujano eliminar cristalino anómalo y reemplazarlo con uno artificial, pero también implica la destrucción de muchas células madre del ojo que lo protegen frente a heridas. En los niños, el éxito de estos implantes es limitado debido en parte a que el ojo todavía está creciendo.

Con el nuevo método, los cirujanos cortan una abertura de solo 1,5 milímetros para extraer el cristalino enfermo, lo que provoca que las células madre del cristalino hagan crecer uno nuevo sin cataratas. En las pruebas iniciales, este enfoque produce una tasa mucho menor de complicaciones, que es del 17 por ciento, frente el 92 por ciento observado con la técnica tradicional que se utiliza actualmente.

El primer bebé tratado con este método fue operado hace dos años y todavía tiene una buena visión, explica Zhang. La lente regenerada debería ir creciendo a medida que el niño crece, lo que podría reducir las complicaciones posteriores.

Sin embargo, aún existen dificultades por resolver. Los bebés que nacen con cataratas a menudo tienen mutaciones genéticas que provocan que la lente se nuble de nuevo. Y la cirugía por sí sola no puede funcionar para los adultos de edad avanzada porque sus células se regeneran de forma relativamente lenta. Incluso con los bebés tratados con el método, el crecimiento de una nueva lente tarda unos tres meses. 

Aún así, incluso si la nueva técnica solo funcionara para los niños, sigue significando un gran avance.

Más información en Nature (1)  y  Nature (2)

Fuente: Monya Baker / Nature News

 

Artículos relacionados

BOLETÍNSé el primero en recibir los nuevos contenidos de las revistas Investigación y Ciencia (mensual) y TEMAS (trimestral). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍNSé el primero en recibir los nuevos contenidos de las revistas Investigación y Ciencia (mensual) y TEMAS (trimestral). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción.