Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 06/11/2017

Exoplanetas

Descubren anillos de polvo en torno a Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol

El hallazgo podría indicar la existencia de un sistema planetario complejo en torno al astro, donde el año pasado ya se descubrió un planeta potencialmente habitable.

The Astrophysical Journal Letters

Menear

Recreación artítica de los anillos de polvo avistados en torno a Próxima Centauri. [ESO/M. Kornmesser]

También te puede interesar

Exoplanetas Exoplanetas

Además de replantear nuestro lugar en el universo, el hallazgo del primer exoplaneta (ocurrido hace más de veinte años), sentó las bases para la búsqueda de mundos habitables, esto es, capaces de albergar vida, aunque esta fuera diferente de la que conocemos hoy en día. En este monográfico (solo en PDF) descubrirás cómo se detectan los exoplanetas, las distintas formas de Tierras que pululan el cosmos, las técnicas de búsqueda de signos de vida extraterrestre y las teorías sobre la existencia de mundos más acogedores que el nuestro.

Más información

Un equipo internacional de astrónomos ha obtenido indicios de la existencia de cinturones de polvo en torno a Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar. Aparte del interés que ya despierta este astro como consecuencia de su proximidad a la Tierra (se encuentra a tan solo cuatro años luz de distancia), Próxima ganó fama el año pasado debido al hallazgo de Próxima b, un exoplaneta no mucho mayor que el nuestro situado en la «zona habitable» de la estrella: aquella en la que, en principio, la temperatura permitiría la existencia de agua líquida sobre la superficie de un planeta rocoso. El descubrimiento de anillos de polvo reviste importancia por cuanto podría indicar la existencia de un sistema planetario complejo, lo que significaría que Próxima b no estaría solo. El trabajo, firmado por Guillem Anglada, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, y otra veintena de investigadores, ha sido aceptado para su publicación en The Astrophysical Journal Letters.

Próxima Centauri es una enana roja más pequeña y fría que el Sol, por lo que su zona habitable se encuentra mucho más cerca de ella de lo que la franja homóloga del sistema solar se halla del Sol. De hecho, Próxima b orbita a una distancia de unas 0,05 unidades astronómicas (UA) de su estrella anfitriona; es decir, en torno al 5 por ciento de la distancia que media entre el Sol y la Tierra (una UA astronómica equivale a la distancia Tierra-Sol, unos 150 millones de kilómetros).

Las últimas observaciones, efectuadas en longitudes de onda milimétricas con el observatorio ALMA, en Chile, han permitido confirmar la existencia de un cinturón de polvo frío (a unos 40 kelvin, o 230 grados Celsius bajo cero) a una distancia de entre 1 y 4 UA. Según explican los investigadores, dicho cinturón podría ser un equivalente del cinturón de Kuiper, el enjambre de partículas de polvo y pequeños cuerpos que, en el sistema solar, orbitan más allá de Neptuno.

Al margen de este cinturón de polvo, las observaciones de ALMA han permitido obtener indicios preliminares de al menos dos estructuras más: un segundo cinturón de polvo mucho más frío y lejano (a unas 30 UA de Próxima Centauri), así como polvo templado a una distancia de unas 0,4 UA (una distancia similar a la que media entre Mercurio y el Sol). Todas estas estructuras se encuentran mucho más alejadas de la estrella que el planeta Próxima b, situado a pocos millones de kilómetros del astro y caracterzado por un período orbital de unos 11 días terrestres. 

Se cree que los anillos de polvo como los observados ahora en Próxima Centauri se componen de material que, durante el proceso de formación planetaria, no se incorporó a objetos mayores, como los planetas. Las partículas de roca y hielo que los integran varían en tamaño, desde granos de polvo de menos de un milímetro hasta asteroides de varios kilómetros de diámetro.

Por último, los investigadores hablan en su artículo de la «detección marginal» de una fuente compacta situada a unas 1,6 UA de la estrella. En caso de que se trate de una verdadera fuente y no de un pico de ruido en la señal, los autores consideran varias posibilidades. De todas ellas, la más intrigante es que corresponda a un anillo de polvo en torno a un planeta gigante similar a Saturno y aún por descubrir. En principio, las futuras observaciones deberían poder confirmar o descartar esta posibilidad.    

Fuente: Observatorio Europeo Austral (ESO).

Referencia: «ALMA discovery of dust belts around Proxima Centauri». Guillem Anglada et al., arXiv:1711.00578, 2 de noviembre de 2017. Aceptado para su publicación en The Astrophysical Journal Letters.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.