Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 10/03/2016

MICROBIOLOGÍA

Las bacterias se comunican mediante señales eléctricas, igual que las neuronas

Se pensaba que la señalización eléctrica se presentaba solo en los organismos pluricelulares.

Nature

Menear

[Thomas Fuchs]

También te puede interesar

Resistencia antibiótica Resistencia antibiótica

El uso excesivo e inadecuado de los antibióticos en la sociedad actual está provocando una aceleración en la aparición y propagación de bacterias resistentes a dichos medicamentos, lo que representa una problemática creciente no tan solo en el ámbito de la salud sino también en el social y el económico. Este monográfico (solo en PDF) repasa las estrategias usadas por ciertos microbios para desarrollar sus defensas contra los antibióticos y los métodos científicos que se están empleando en la lucha contra las cepas resistentes.

Más información

Las bacterias tal vez sean microorganismos antiguos, aunque no por ello deba considerárselas rudimentarias. A pesar de ser unicelulares, pueden presentar comportamientos colectivos, como intercambiar nutrientes con células vecinas, moverse de forma coordinada con otras e incluso morir por el bien de la colonia. Tales comportamientos son posibles gracias a la transmisión de moléculas de una célula a otra en un proceso de señalización denominado percepción de quórum. Los nuevos datos revelan que las bacterias cuentan con otro sistema para comunicarse: la señalización eléctrica, un mecanismo que se pensaba que se hallaba restringido a los organismos multicelulares.

En 2010, el biólogo molecular Gürol Süel, ahora en la Universidad de California en San Diego, se propuso averiguar cómo una bacteria del suelo, Bacillus subtilis, lograba desarrollarse hasta formar comunidades enormes, de más de un millón de células, y aún así seguía prosperando. Él y sus colaboradores descubrieron que, una vez que la colonia alcanzaba un tamaño crítico, las bacterias de la periferia dejaban de reproducirse para permitir un suministro suficiente de nutrientes a las células del centro.

Pero esa observación hizo plantear la pregunta de cómo las células periféricas recibían la orden de dejar de dividirse. En un estudio reciente, Süel y sus colaboradores (entre ellos Jordi García Ojalvo, de la Universidad Pompeu Fabra) descubrieron que las señales intercelulares eran en este caso de tipo eléctrico. Los mensajes se transmiten a través de los canales iónicos, una proteínas en la superficie celular que controlan el flujo de partículas con carga (en este caso, iones de potasio) entre el interior y el exterior de la célula. La apertura y cierre de estos canales modifica la carga de las células colindantes, lo que las lleva a liberar dichas partículas y a transmitir de ese modo las señales eléctricas de una célula a la siguiente. «Se sabía que las bacterias presentaban canales iónicos y se les había asignado distintas funciones, aunque solo en el contexto de la célula individual», apunta Süel. «Ahora estamos comprobando que los canales se emplean también para coordinar una conducta en millones de células.»

La señalización eléctrica es también el mecanismo del que se sirven las neuronas para transmitir información. Por consiguiente, este y otros hallazgos están empujando a los científicos a reevaluar sus suposiciones acerca de la vida unicelular. «Las bacterias se han considerado formas de vida poco avanzadas porque no son multicelulares», comenta Steve Lockless, biólogo de la Universidad de Texas A & M, ajeno al estudio. Pero, a medida que los organismos unicelulares vayan ofreciendo cada vez más pruebas de comportamientos multifacéticos, esta visión no imperará mucho tiempo.

Más información en Nature

Fuente: Diana Kwon / Scientific American

Artículos relacionados

Revistas relacionadas