Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 13/01/2016

Psicología social

Los camareros con sobrepeso inducen a comer y beber más

Según un estudio reciente, el peso del camarero influye en nuestra ingesta de dulces y alcohol en el restaurante.

Environment and Behavior

Menear

El peso del camarero que toma nota de nuestro pedido puede influirnos a la hora de decidir cuánto vamos a comer y beber: si tiene sobrepeso, es probable que comamos y bebamos más. [iStock/ ShotShare]

Si el camarero que nos sirve tiene sobrepeso, es más probable que comamos y bebamos más. Así lo han constatado en fecha reciente investigadores de la Universidad Cornell. Según explican, además de la iluminación, la música, la compañía o la mesa que ocupamos en el restaurante, el peso del camarero influye en la cantidad de comida y bebida que decidimos tomar.

«Nadie va al restaurante para empezar una dieta, por lo que somos muy susceptibles a los estímulos que nos rodean y nos concedemos la licencia de comer aquello que nos apetece», indica Tim Döring, uno de los autores del estudio. 

Buenos propósitos por la borda

Los investigadores analizaron un total de 497 interacciones entre camareros y clientes en 60 locales de restauración de Estados Unidos. Constataron que si los camareros que servían la mesa presentaba un índice de masa corporal elevado, los comensales pedían con más frecuencia postres (cuatro veces más) e incrementaban su ingesta de alcohol en un 17 por ciento. 

Según concluyen los autores, un camarero alegre y con sobrepeso puede llevarnos a que lancemos nuestros buenos propósitos por la borda y a que nos concedamos algún capricho. «La mejor defensa de la dieta es que decidamos si vamos a tomar un aperitivo o un postre, pero no ambos, antes de entrar en el restaurante», aconseja Brian Wansink, coautor del estudio.

Más informacion en Environment and Behavior

Fuentes: Spektrum.de / Universidad Cornell

Artículos relacionados