Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 17/05/2017

Geología

Los Campos Flégreos, la caldera volcánica que podría estallar junto a Nápoles

La gran caldera volcánica de los Campos Flégreos podría estar más cerca de estallar de lo que pudiera pensarse. Así lo da a entender un análisis del área volcánica más vigilada del mundo, y no es el primer estudio que lo hace.

Nature Communications

Menear

Los Campos Flégreos. Hace 40.000 años se produjo allí la inmensa erupción de un supervolcán. Algunos la asocian a la extinción de los neandertales. Desde entonces ha ido habiendo erupciones menores, la última en el siglo XVI. Nápoles está justo más allá de la esquina superior derecha [NASA].

También te puede interesar

Volcanes Volcanes

A pesar de que existen desde los albores de nuestro planeta, las erupciones volcánicas figuran entre los fenómeno naturales más imprevisibles para el hombre. En este monográfico descubrirás los últimos avances sobre la comprensión de los volcanes activos, su papel en la evolución de la superficie terrestre y de sus habitantes y el modo en que estas investigaciones pueden ayudarnos a prevenir las catástrofes derivadas de futuras erupciones.

Más información

La caldera de los Campos Flégreos, que ocupa cien kilómetros cuadrados en una zona muy urbanizada a poca distancia de Nápoles, al otro lado de la ciudad que el Vesubio, está entrando en una fase crítica donde los fenómenos de elevación del suelo y de sismicidad local podrían intensificarse.

Unos investigadores del Observatorio Vesubiano, que forma parte del Instituto Nacional de Geofísica y Volcanología italiano, y del University College de Londres, han elaborado un modelo del que se desprende que una erupción de la caldera podría estar más cerca de lo que se creía. Lo explican Christopher Kilburn, Giuseppe De Natale y Stefano Carlini en Nature Communications. Otro modelo, que investigaba la presión de desgasificación del magma y que se publicó en la misma revista en diciembre de 2016, concluía también, no sin causar cierto revuelo, que el volcán estaba cerca de una fase crítica.

La caldera muestra signos de «intranquilidad» desde hace 67 años, con pequeños terremotos locales y elevaciones del suelo; hubo episodios de particular intensidad en las décadas de 1950, 1970 y 1980. En dos años en particular, 1970 y 1983, se llegó a evacuar a decenas de miles de personas. Fenómenos sísmicos y de elevación del suelo particularmente intensos y veloces precedieron a la última erupción de la caldera, la de 1538, que creó el cono volcánico conocido como Monte Nuovo.

Tras un período de relativa calma, los fenómenos han reaparecido a partir de 2005. El Observatorio Vesubiano, que los vigila constantemente, cuenta hoy con los primeros datos de una perforación científica efectuada en la zona de Bagnoli.

Basándose en esos datos, los investigadores han podido elaborar un modelo que muestra que las elevaciones del suelo producidas desde los años cincuenta son un efecto de la acumulación de tensiones en las profundidades que hacen que el volcán se vuelva más propenso a sufrir una erupción.La acumulación de tensiones en las rocas conducen a que estas cambien su respuesta a la tensión, que de «elástica» pase a «frágil». Es decir: la roca empieza a romperse. Si la tensión prosigue, la roca llegará a su punto de ruptura; se crearán fracturas que ligarán la superficie con las profundidades donde se acumulan las tensiones. En esas condiciones, una erupción resulta muy probable.

«No sabemos si este período de deformaciones llevará a largo plazo a una erupción, ni cuándo ocurriría tal cosa, pero, mientras, nuestro modelo explica bien lo que ocurre en una zona muy parecida a los Campos Flégreos, Rabaul, en Papúa Nueva Guinea, que tuvo una erupción en 1994 tras un modesto episodio deformador (una decena de centímetros) en una zona que había acumulado ya, en los decenios precedentes, unos metros de elevación», dice Christopher Kilburn.

«La medida en que estén las condiciones actuales de los Campos Flégreos cerca del punto crítico depende mucho del estado físico actual del subsuelo flégreo. Calcular, pues, con precisión el estado físico real de las rocas profundas bajo los Campos Flégreos es una prioridad para las investigaciones futuras. Este objetivo crucial se puede cumplir con eficacia por medio de perforaciones profundas que exploren directamente las propiedades «no elásticas» del sistema. Este nuevo modelo interpretativo representa una evolución importante con respecto a los métodos de previsión de las erupciones, en esencia empíricos, utilizados hasta ahora», concluye De Natale.

 

Más información en Nature Communications.


Fuente: Le Scienze.

 

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.