Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Especial
  • Diciembre 2016Nº 25

Lenguaje

Síndrome del acento ­extranjero

Existen pacientes que hablan en su lengua materna pero con una pronunciación foránea. Este fenómeno, poco común, podría deberse a un efecto secundario de alguna lesión o enfermedad cerebral grave.

Menear

Imagínese usted por un momento que se levanta por la mañana y, al dar los buenos días a su familia, las palabras que emite desprenden un acento extraño, distinto al habitual. O que asiste a un examen oral para obtener el certificado de una segunda lengua; de repente, el examinador, que es del mismo país que usted, le pregunta por su procedencia, pues su acento no parece español, aunque su nombre, apellidos y documento de identidad sí lo son. ¿Qué sucede?

En 1907, el neurólogo francés Pierre Marie (1853-1940) describió por primera vez el caso de una paciente que padecía el ahora conocido como síndrome del acento extranjero: se trataba de una parisina que, tras sufrir un accidente cerebrovascular que le paralizó el lado derecho del cuerpo, empezó a hablar con acento alsaciano. Otro caso histórico proporcionó más detalles sobre el asunto. En 1943, Georg Herman Monrad-Krohn (1884-1964), experto en alteraciones del habla, documentó la historia de Astrid L., una mujer noruega que sufrió lesiones en la parte izquierda del cerebro a causa de un trozo de metralla que la alcanzó durante un ataque aéreo. Tras pasar varios días inconsciente, despertó con una hemiplejia derecha. Al principio presentaba dificultades para nombrar objetos (por ejemplo, una caja de cerillas) y cometía muchos errores gramaticales al hablar. Con el tiempo, aprendió a expresarse de manera correcta y fluida. Sin embargo, su acento recordaba al alemán, una situación poco afortunada en esos tiempos de guerra.

Las lesiones cerebrales, los accidentes cerebrovasculares y demás hemorragias intracraneales son las causas más frecuentes en el síndrome del acento extranjero. Pero no las únicas. También se han registrado casos relacionados con un tumor cerebral y la esclerosis múltiple. Según parece, la edad no importa. En 2013, investigadores australianos informaron sobre los síntomas que presentaba una mujer de 37 años. En medio de una conversación telefónica empezó a hablar con un acento extraño. Desde entonces, no pudo parar. Los médicos señalan un derrame cerebral como posible motivo del caso. Con todo, el síndrome del acento extranjero es poco común: hasta ahora se conocen entre 60 o 100 afectados a escala mundial, estiman los expertos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.