Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 2013Nº 446
Apuntes

Exploración

Gratuito

Una nueva carrera hasta el fin del mundo

Menear

De todos los lugares de la superficie de la Tierra, pocas son más difíciles de alcanzar que el apropiadamente designado «polo norte de inaccesibilidad», el punto más alejado de la costa en el océano Ártico. Desde ese lugar, un paso en cualquier dirección sobre el cambiante hielo ártico nos acercaría un poco más a la relativa seguridad de la tierra firme. El polo de inaccesibilidad constituye, desde hace tiempo, una seductora meta para los exploradores. Se dice que el aventurero británico Wally Herbert llegó hasta él en 1968 en trineo de perros, de camino hacia el Polo Norte geográfico, donde se unen todas las líneas de longitud.

En tiempo reciente, el explorador polar Jim McNeill estaba planeando su expedición cuando se dio cuenta de que los documentos antiguos indicaban lugares contradictorios al referirse al polo de inaccesibilidad. McNeill buscó la ayuda de un grupo de investigadores polares, quienes decidieron estudiar la cuestión. Mediante el examen de imágenes de satélite del Ártico tomadas por la NASA, descubrieron que el lugar considerado durante mucho tiempo como el más lejano de tierra firme estaba equivocado en 214 kilómetros. Ted Scambos, del Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve de Boulder, Colorado, y sus colaboradores publicaron el hallazgo en la revista Polar Record en línea el pasado agosto.

Los científicos definieron el polo como el centro del círculo que abarca la mayor superficie en el océano Ártico. Ese círculo alcanza la costa en tres puntos, cada uno de ellos a 1008kilómetros del polo de inaccesibilidad determinado. Los tres puntos se sitúan en la costa de islas remotas: la isla Ellesmere de Canadá y las islas Komsomolets y Genriyetta de Rusia. «Tampoco hay que pensar que, si uno se ha perdido y consigue llegar a la costa más cercana, ya está salvado», señala Scambos. «En esa zona, uno siempre se encuentra en dificultades.»

¿Qué errores llevaron al cálculo inicial en la situación del polo de inaccesibilidad? Scambos y otros no pudieron hallar la respuesta en los documentos. Tal vez algunas de las islas del Ártico que ahora están bien cartografiadas resultaban desconocidas en el pasado o se ignoraron en el cálculo.

Teniendo en cuenta la nueva ubicación del polo, la hazaña de Herbert no sería válida. Parece ser que nadie ha llegado nunca al polo, o si lo ha hecho, no se ha dado cuenta, afirma Scambos. Así pues, sigue vigente la carrera por llegar por primera vez al lugar más solitario del Ártico. El cambio climático supone, además, que aquellos que intenten llegar allí a pie tendrán que enfrentarse a un hielo traicionero, debido a que se está derritiendo. «La zona resulta ahora mucho menos segura que en los tiempos heroicos de la exploración», añade. «Por supuesto, un buque rompehielos actual podría llegar hasta allí mucho más fácilmente.»

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.