Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2016Nº 476
Apuntes

Medicina

Gratuito

Un mejor diagnóstico de la tuberculosis

Una nueva prueba para detectar la enfermedad podría salvar millones de vidas.

Menear

Casi una tercera parte de la población mundial está infectada por la bacteria que causa la tuberculosis, una enfermedad que afecta principalmente a los pulmones y se caracteriza por astenia, fiebre, tos y dolor torácico. Según los últimos datos disponibles, en 2014 se diagnosticaron 9,6 millones de nuevos casos, y ese mismo año fallecieron 1,5 millones de enfermos de tuberculosis. Es crucial disponer de un método diagnóstico sencillo, barato y preciso. La prueba de referencia que se usa en la actualidad no cumple tales criterios. Una nueva técnica hematológica podría frenar de forma notable esta epidemia.

El diagnóstico actual se basa en la detección de ADN bacteriano en el esputo. Pero este resulta difícil de obtener en algunos niños, que no saben expectorar a demanda. La prueba puede pasar por alto la enfermedad en pacientes coinfectados por VIH, ya que en ellos las bacterias de la tuberculosis pueden estar muy mermadas en número o encontrarse en localizaciones extrapulmonares. Además, su coste de hasta 10 dólares resulta prohibitivo en los países en vías de desarrollo. Por todo ello, un porcentaje amplio de casos quedan sin diagnosticar o el diagnóstico es tardío, lo que implica dejar infecciones serias sin tratar con el consiguiente riesgo de propagación.

Hace dos años, la Organización Mundial de la Salud hizo un llamamiento a la comunidad científica para buscar una mejor herramienta diagnóstica. Fue Purvesh Khatri, profesor médico de la Universidad Stanford, y sus colaboradores quienes encontraron tres genes dentro del genoma humano que distinguen la tuberculosis activa de otras enfermedades y desarrollaron la manera de detectarlos en sangre.

La técnica es sensible por igual en pacientes con y sin coinfección por VIH y logró identificar la enfermedad en el 86 por ciento de los pacientes pediátricos, según los resultados de su estudio, publicados en la revista Lancet Respiratory Medicine. Además, las muestras de sangre se pueden obtener de forma fácil en un consultorio y ofrecen resultados el mismo día, a diferencia del análisis del esputo. Esto es fundamental en los países en vías de desarrollo, donde acudir a una sola cita médica puede resultar una tarea ardua. «Es prioritario poder comenzar el tratamiento de forma inmediata», afirma Sheela Shenoi, profesora de medicina en la Universidad Yale especializada en sida.

A la espera de que pueda emplearse para el diagnóstico de casos nuevos y que se extienda su uso, Khatri ha patentado la prueba. Cree que podría costar menos de la mitad de lo que cuesta la que se emplea en la actualidad. «Si el estudio de estos tres genes pudiera convertirse en una prueba de referencia, revolucionaría el diagnóstico de la tuberculosis», afirma Shenoi.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.