Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 1988Nº 137

Citología

Movimiento de las células animales

Avanzan introduciendo parte de la membrana en el citoplasma y recilándola a la superficie de modo controlado. Los nutrientes se incorporan en el interior celular por el mismo procedimiento.

Menear

El movimiento es una propiedad fundamental de los seres vivos. En efecto, junto con actividades tales como la respiración y la reproducción, la locomoción es una de las cualidades que distingue a los organismos de los objetos inanimados. A un animal, sano o enfermo, la capacidad de movimiento de sus células puede resultarle crucial. Los glóbulos blancos deben moverse por el cuerpo para combatir a los patógenos; ante la abertura de una herida, los fibroblastos migran a ella para participar en su curación. El movimiento celular puede también tener efectos mortales; en ocasiones, de los tumores se desprenden células cancerosas, que viajan a otras partes del cuerpo y fundan nuevos tumores en un proceso de metástasis. La locomoción celular desempeña, por tanto, un papel fundamental en la vida y, a veces, en la muerte. Hasta hace poco se desconocían los pormenores del movimiento real de las células animales.

Sin embargo, durante la pasada década los investigadores han aprendido mucho acerca de los procesos en los que se basa la locomoción. Describiremos aquí cómo la célula animal en movimiento introduce parte de su membrana externa en el interior celular y la devuelve, más tarde, a la superficie en lo que constituye el denominado ciclo endocítico. Cumple éste una doble función: lleva moléculas de nutrientes al interior celular y es esencial para la locomoción de la célula. Destacaremos dos aspectos relativos a la locomoción. El ciclo proporciona un mecanismo por el que la célula puede extenderse hacia delante; quizá genere también la fuerza motriz que impulsa su avance. No se ha comprobado aún que proporcione esa fuerza, pero demostraré aquí que esos dos aspectos de la locomoción resultan inseparables.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.