Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 27/06/2017 - Astrofísica

    La supernova simulada y la real

    Un nuevo estudio respalda la teoría vigente sobre cómo se producen las explosiones supernova en las que colapsa el núcleo de una estrella: los neutrinos desempeñan un papel esencial.

  • 26/06/2017 - Sistema solar

    Un estudio arroja dudas sobre el enigmático Planeta Nueve

    El trabajo alerta de «sorprendentes sesgos de detección» en la clase de astros que condujeron a postular la existencia de una supertierra oculta en los confines del sistema solar.

  • 25/06/2017 - Ornitología

    No hay dos huevos iguales

    Se ignoraba la razón de que la forma de los huevos de las aves sea diferente entre las distintas especies: en unas son más elípticos o más cónicos que en otras. Es posible que se haya encontrado el porqué de esto.

  • 23/06/2017 - BIOLOGÍA VEGETAL

    El joven genoma de un viejo roble

    La secuenciación genética de distintas ramas de un roble de 234 años demuestra que su ADN ha sufrido escasas mutaciones a lo largo de su vida, al contrario de lo que se esperaba.

  • 22/06/2017 - BIOFÍSICA

    ¿Por qué el ADN se enrolla al estirarlo y el ARN se desenrolla?

    Un estudio detalla qué ocurre cuando se estiran ambas moléculas. Explicar la respuesta mecánica de los ácidos nucleicos a escala atómica ayudará a descifrar cómo influye su estructura en su función biológica.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2017Nº 486
Apuntes

Paleontología

Gratuito

Un fósil de pulpo, una joya del Jurásico

Los paleontólogos ofrecen una nueva imagen de un cefalópodo primorosamente conservado.

Menear

Los fósiles bien conservados de cefalópodos no abundan. Si bien las conchas de los amonites, los rostros de los belemnites y otros vestigios de las partes duras del cuerpo se cuentan entre los elementos más abundantes del registro fósil, los paleontólogos raramente consiguen observar la inconfundible anatomía blanda de estos nadadores tentaculados. Los especímenes son tan raros que uno descubierto en 1982 sigue siendo extraordinario: los restos fosilizados de un pulpo de 165 millones de años hallados en Francia.

J. C. Fischer y B. Riou nombraron a este invertebrado de ocho brazos Proteroctopus ribeti y describieron sus ventosas para deleite de otros paleontólogos. Pero, a pesar de su inédito grado de detalle, el fósil parece desinflado, conservado como una versión estrujada de su antiguo ser. Ello dificultaba deducir las particularidades de la anatomía y su parentesco con otros pulpos. Han transcurrido más de tres décadas y ahora la paleontóloga Isabelle Kruta, de la Universidad Pierre y Marie Curie de París, y sus colaboradores han ofrecido más detalles sobre el aspecto en vida de este emblemático cefalópodo: su equipo lo reconstruyó en tres dimensiones valiéndose de la microtomografía en sincrotrón, una técnica de imagen de alta definición.

Reinflado y restaurado, Proteroctopus pertenece casi con certeza a un importante grupo de octópodos llamado Vampyropoda, del que forman parte tanto el pulpo común como el calamar vampiro. Con las nuevas imágenes, los investigadores comprobaron que Proteroctopus se asemeja a las actuales formas abisales de Vampyropoda, con ciertas salvedades. Por ejemplo, el espécimen del Jurásico posee ocho tentáculos y una aleta sobresaliente a cada lado del cuerpo. Carece de saco de tinta, como el moderno Vampyroteuthis, pero sus ventosas están dispuestas en posición oblicua unas respecto a otras, y no en paralelo, como en muchos pulpos actuales. El estudio vio la luz el pasado otoño en Palaeontology.

Lo que Proteroctopus pueda contarnos de los pulpos ancestrales dependerá del hallazgo de nuevos fósiles, pero este espécimen refuerza la idea, cada vez más aceptada, de que la morfología corporal de estos cefalópodos ya estaba ampliamente diversificada hace unos 164 millones de años. «[Características] que se creían bastante recientes en la evolución del grupo, como la forma de ciertas ventosas, ya existían en el Jurásico», explica Kruta. Los paleontólogos seguramente darían cualquier cosa por saber qué más les depara el registro fósil.

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.