Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2016Nº 480

Política agrícola

¿Cómo regulará Europa las técnicas de edición genética en la agricultura?

Un sistema legislativo rígido y que no tiene en cuenta los argumentos científicos dificulta la toma de decisiones sobre CRISPR y otros métodos de última generación.

Menear

En 1983 se publicaron los primeros estudios demostrativos de la modificación genética en las plantas. Estas presentaban nuevos caracteres gracias a que incorporaban fragmentos de genes que habían sido aislados en el laboratorio. De forma casi inmediata, los principales países desarrollados del mundo, entre ellos los Estados Unidos y la Unión Europea, diseñaron procedimientos para regular el uso en el campo de las plantas que pudieran producirse mediante esas nuevas técnicas. Estados Unidos aprobó el llamado Marco Coordinado para la Reglamentación de la Biotecnología en 1984, y Europa la primera Directiva en 1990, cuatro años antes de que se llevara al campo el primer cultivo de plantas con una modificación genética. Pero nos hallamos en 2016 y Europa cuenta con un sistema regulador cada vez más rígido, a pesar de que los avances científicos van abriendo un amplio abanico de nuevas posibilidades. La consecuencia de ello es una situación paralizada que dificulta la toma de decisiones.

En Europa los mecanismos de aprobación de nuevas variedades de plantas obtenidas mediante ingeniería genética han estado en marcha desde hace tiempo, en particular desde que en el 2001 se aprobó la Directiva 2001/18 sobre la liberación deliberada en el ambiente de organismos modificados genéticamente (OMG) y, en el 2003, el Reglamento 1829/2003 sobre los alimentos basados en materiales procedentes de ellos. El análisis científico del riesgo de los OMG sobre la salud humana y animal y el entorno lo realiza el panel de expertos sobre OMG de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el cual ha ido emitiendo sus opiniones durante este tiempo. Sin embargo, la aprobación por parte de la administración europea ha estado paralizada debido a la imposibilidad de los Estados miembros en alcanzar acuerdos.

En los últimos años se han sucedido dos nuevos cambios en la normativa. Uno ha sido la aprobación de la Directiva 2015/412, que autoriza a los Estados miembros a restringir el uso de cultivos modificados genéticamente en su territorio por razones que no sean de naturaleza científica. El segundo corresponde al reglamento de ejecución de la Comisión Europea 503/2013, que dicta un procedimiento detallado de los requisitos que deben cumplirse para la aprobación de las plantas modificadas genéticamente. Se trata de cambios sustanciales respecto al proceso de autorización de estas plantas, ya que se fragmenta la decisión sobre su cultivo y se contradice el proceso de análisis caso por caso que ha estado siempre vigente en las directivas sobre el tema.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Este artículo está incluido en el artículo CRISPR llega a los cultivos. El fichero PDF contiene ambos.

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.