Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 2016Nº 479
Apuntes

Energía

Gratuito

Hojas biónicas

Un nuevo dispositivo emula la fotosíntesis para obtener combustible.

Menear

Una hoja de árbol, una brizna de hierba o una simple célula de alga: todas ellas producen combustible a partir de agua, luz solar y dióxido de carbono por medio de la fotosíntesis. Ahora, un grupo de científicos afirma haber reproducido —y mejorado— este proceso gracias a una «hoja biónica».

En un trabajo conjunto, el grupo de Daniel Nocera, químico de Harvard, y el de Pamela Silver, bióloga de la misma universidad, han fabricado una especie de batería viva a la que han llamado «hoja biónica» por su combinación de biología y tecnología. El dispositivo usa la electricidad generada por un panel fotovoltaico para proporcionar energía al proceso químico que disocia el agua en hidrógeno y oxígeno. Después, una serie de microorganismos absorben el hidrógeno y convierten el CO2 del aire en alcohol, el cual puede emplearse como combustible. En 2015, el mismo equipo ya obtuvo su primer dispositivo fotosintético artificial, el cual producía 216 miligramos de alcohol por litro de agua. Sin embargo, el catalizador de níquel, molibdeno y zinc que hacía posible la disociación del agua adolecía de un desafortunado efecto secundario: envenenaba a los microorganismos.

Así las cosas, los investigadores emprendieron la búsqueda de un catalizador mejor. Tal y como explican en un artículo publicado el pasado mes de junio en Science, lo han encontrado en una aleación de cobalto y fósforo, una amalgama que ya se usa como recubrimiento anticorrosivo para componentes de plástico y metal. Gracias al nuevo catalizador, la eficiencia en la producción de combustibles como isopropanol e isobutanol ha aumentado en un 10 por ciento. Por cada kilovatio hora de electricidad, los microorganismos extraen del aire 130 gramos de CO2 y sintetizan 60 de isopropanol, una conversión diez veces más eficiente que la lograda por la fotosíntesis natural.

Nocera sostiene que, al sintetizar combustible a partir del CO2 del aire, el nuevo biorreactor podría ayudar a paliar el aumento en la concentración del gas responsable del calentamiento global y, al mismo tiempo, proporcionar combustibles más limpios a quienes no disponen de fuentes modernas de energía.

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.