Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 1979Nº 38

Neurobiología

Microsistemas de neuronas

Constituyen las unidades elementales de la función mental. Los estudios sobre especies animales de la simplicidad del caracol Aplysia muestran que ciertos microsistemas de neuronas dan cuenta de formas de aprendizaje y memoria.

Menear

Muchos neurobiólogos creen que la capacidad de sentir, pensar, aprender y recordar, característica exclusiva del ser humano, reside en los modelos específicos de las interconexiones sinápticas entre las neuronas del cerebro, y confían en que el tiempo se encargará de demostrarlo. Ante la extrema dificultad de examinar modelos de interconexiones en el cerebro humano, los neurobiólogos han centrado su interés en el desarrollo de modelos animales que puedan servir para desentrañar cómo interaccionan los sistemas de neuronas que dan lugar al comportamiento. Las redes de neuronas que regulan actos completos de comportamiento permiten afrontar una serie de cuestiones relacionadas entre sí: ¿En qué grado varían las propiedades de las distintas neuronas? ¿Qué es los que detemina los modelos de interconexiones entre neutronas? ¿De qué modo modelos distintos de interconexiones generan formas diferentes de comportamiento? ¿Pueden las neuronas interconectadas que controlan cierto tipo de comportamiento ser modificadas por el aprendizaje? Si así es, ¿cuáles son los mecanismos por cuya virtud se almacena la memoria?

De entre las muchas funciones que tienen su origen en las interacciones neuronales, las más interesantes son las relacionadas con el aprendizaje (capacidad de modificar el comportamiento en respuesta a una experiencia) y con la memoria (capacidad de almacenar dicha modificación durante un período de tiempo). El aprendizaje y la memoria son quizá los rasgos más sobresalientes de los procesos mentales de los animales superiores. Y alcanzan su más alto nivel en el hombre. Los humanos so nlos que son, en gra nparte, por lo que han aprendido. Es pues de la mayor importancia teórica, para la comprensión del aprendizaje y para el estudio de la evolución del comportamiento, determinar a qué nivel filogenético de organización neuronal y de comportamiento podemos comenzar a reconocer aspectos de los procesos de aprendizaje y memoria típicos del comportamiento humano. Pero dicha determinación encierra también un interés práctico. El estudio de los mecanismos celulares de la memoria en el cerebro del hombre y otros mamíferos tropieza con el obstáculo de que son órganos de una complejidad intrincadísima. Razones éticas, además, se oponen a ese tipo de investigaciones en el cerebro humano. De ahí que sería una gran ventaja para la ciencia que pudieran examinarse esos procesos en sistemas simples.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.