Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2004Nº 329

Geología

El episodio de impacto de Chicxulub

El impacto que aniquiló los dinosaurios desencadenó una oleada de incendios que arrasaron los bosques de la Tierra.

Menear

Se acepta que fue el impacto de un asteroide o un cometa lo que acabó de forma brusca con la era de los dinosaurios. Pero desconocemos de qué forma esos reptiles y otras muchas especies se extinguieron. Ignoramos también cómo consiguieron los ecosistemas recuperarse. El cataclismo en cuestión superó de lejos los azotes regulares que sufren los organismos, de los que deben recuperarse. El cuerpo celeste atravesó el cielo a más de 40 veces la velocidad del sonido. Era tan enorme, que cuando su extremo anterior pegó contra el suelo, su extremo de cola se hallaba por lo menos a la altura de crucero de un avión comercial. Produjo una explosión equivalente a 100 billones de toneladas de TNT: la mayor liberación de energía que nuestro planeta ha experimentado en los 65 millones de años transcurridos desde entonces.

Los restos de aquella colisión permanecen enterrados bajo la selva tropical del Yucatán, las ruinas mayas de Mayapán, el pueblo costero de Progreso y las aguas del golfo de México. El cráter, denominado Chicxulub en homenaje a los pueblos mayas de la región, alcanza unos 180 kilómetros de diámetro. Lo rodea una falla circular de 240 kilómetros de diámetro, producida, según parece, con la reverberación cortical subsiguiente al impacto.

El asteroide o cometa destruyó un mundo y abrió paso a otro. La investigación reciente sugiere, sin embargo, que el impacto no eliminó las especies de manera directa o inmediata. Antes bien, desencadenó una serie de efectos ambientales asoladores y complejos que extendieron la devastación por todo el planeta. Una de las fuerzas más destructivas fueron los enormes incendios forestales que arrasaron continentes enteros. El fuego aniquiló hábitats críticos, destruyó la base de las cadenas alimentarias continentales y contribuyó a una suspensión global de la fotosíntesis.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.