Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2007Nº 366

Astrofísica

Los sonidos del espaciotiempo

Cuando dos agujeros negros se funden, generan ondas gravitatorias con patrones característicos del fenómeno. ¿Pueden oírse?

Menear

De los hábitos compartidos por antiguos y modernos, quizá no lo haya más sereno que observar las estrellas. Cuando contemplamos un firmamento rutilante o las hermosísimas fotografías de estrellas y galaxias del Telescopio Espacial Hubble, penetramos en un reino mágico de sagrada calma, como una catedral antigua o un museo de prestigio.

¿Cómo se sentiría si mientras admira en silencio el cielo, oyera de repente un rumor de estrellas?

Pasada la conmoción de que le hubiesen arrancado de su ensueño poético, el universo le parecería quizá mucho más inmediato, presente, verdadero y vivo. Una cosa es ver destellos y relámpagos a distancia, y otra muy distinta que nos sacuda el sonido arrollador del trueno. Oír el universo es, en cierto modo, tocarlo. Se están descubriendo formas de "palpar" el activo universo que nos rodea.

La teoría einsteiniana del espaciotiempo nos enseña que el universo no es silencioso. El espacio y el tiempo albergan una cacofonía de vibraciones con texturas y timbres tan ricos y variados como la música de una selva tropical o el final de una ópera de Wagner. Pero aún no hemos oído esos sonidos. El universo es un concierto al que hemos estado asistiendo como si se tratase de una película muda.

Los sonidos del cosmos no son como los que captan nuestros oídos, transportados por las vibraciones del aire. El espacio es un vacío casi perfecto. El sonido ordinario sólo puede darse donde haya materia que pueda vibrar. Nuestro conocimiento inmediato del universo lejos del sistema solar, desde la astronomía precientífica hasta ahora, nos viene casi enteramente de una sola forma de energía: la luz. Según demostró James Clerk Maxwell en el siglo XIX, la luz no es sino otro nombre de las vibraciones de los campos eléctricos y magnéticos que viajan a través del espacio a la velocidad de la luz.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.