Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2017Nº 492
Apuntes

Salud

Gratuito

Reparar un corazón dañado

Un tratamiento con células madre contra la insuficiencia cardíaca es objeto de un ensayo de referencia.

Menear

En los días posteriores a un infarto de miocardio, el superviviente y sus seres queridos respiran con alivio porque el peligro inmediato ya ha pasado, pero el tejido cicatricial que se forma durante el largo proceso de curación aún puede infligir daños permanentes. Con demasiada frecuencia limita la capacidad del corazón para llenarse entre latido y latido, trastorno que altera el ritmo y acaba provocando insuficiencia cardíaca. Ahora, un nuevo tratamiento podría ayudar a revitalizar el órgano dañado.

Un grupo de científicos y empresas están intentando evitar o revertir la lesión mediante la administración de una mezcla de células madre en el corazón debilitado. Una empresa de Melbourne, Mesoblast, ya ha iniciado ensayos clínicos de fase avanzada en los que cientos de enfermos aquejados de insuficiencia cardíaca crónica están recibiendo precursores de células madre obtenidos de la cadera de donantes sanos. Un estudio aleatorizado que incluye un grupo de placebo prevé acabar la admisión de participantes el año próximo.

Los primeros estudios de Mesoblast, publicados en 2015 en Circulation Research, llegaron a la conclusión de que las personas tratadas con inyecciones de su mezcla celular no sufrían más tarde problemas vinculados con la insuficiencia cardíaca.

Si el nuevo estudio arrojara buenos resultados sería un gran avance para un campo que desde hace tiempo viene siendo blanco de críticas. Se reprocha el mal diseño, la parcialidad o la carencia de grupos de control en los ensayos. También ha perjudicado la aplicación en numerosos centros clínicos de todo el mundo de tratamientos no confirmados.

Otra empresa, la belga TiGenix, espera evitar que se forme el tejido cicatricial tratando a los pacientes con una mezcla de células madre cardíacas en la semana posterior al infarto. Esta estrategia acaba de concluir los ensayos de fase II, pero no se han publicado todavía los resultados.

Aún son muchas las preguntas sin respuesta sobre las células madre —normalmente derivadas del tejido óseo— y el modo en que pueden ayudar a curar el corazón. Las teorías con más peso apuntan a que mitigan la inflamación, revitalizan o estimulan la división de las células cardíacas supervivientes o promueven el nacimiento de nuevos vasos sanguíneos, afirma Richard Lee, director del programa cardiovascular en el Instituto Harvard de Células Madre. Otros especialistas, como Joshua Hare, que dirigió los estudios preliminares de Mesoblast y ahora está al frente del Instituto Interdisciplinar de Células Madre de la Universidad de Miami, afirma que las células pueden actuar de múltiples formas para curar el tejido cicatricial. En su opinión, podrían acabar convirtiéndose en un «tratamiento regenerativo de verdad».

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.