Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2013Nº 442

Informe especial Hacia la curación del sida

Medicina

Curar la infección por el VIH

Los avances logrados y las cuestiones pendientes para vencer de modo definitivo la enfermedad.

Menear

En 1981 se describieron en los Estados Unidos los primeros casos del ­síndrome de inmunodeficiencia adquirida, o sida. Los estudios epidemiológicos sugerían que se trataba de una enfermedad infecciosa emergente y, por tanto, desconocida hasta entonces. Tan solo dos años después, en 1983, se consiguió aislar e identificar el microorganismo causante del sida, el virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH. Se descubrió que la principal presa del virus eran los linfocitos T CD4+, células clave en la generación de una respuesta inmunitaria eficaz frente a las infecciones. En un tiempo récord (1987) se obtuvo el primer antivírico para el tratamiento de la infección por el VIH. Pero la vertiginosa capacidad del virus para mutar y volverse resistente al medicamento obligó a desarrollar nuevos fármacos y a combinarlos primero en biterapias y posteriormente en triterapias.

A mediados de los noventa empezó a utilizarse una nueva familia de antivíricos (los inhibidores de la proteasa vírica, una enzima del VIH que desempeña una función esencial en la replicación del virus que, en combinación con otros dos fármacos, mejoró las expectativas de vida de las personas infectadas. En la actualidad, contamos con un importante número de medicamentos antirretrovíricos (dirigidos contra el retrovirus VIH) que permiten detener de forma rápida y perdurable la replicación del patógeno, lo que se traduce en una recuperación notable de la función inmunitaria, una mejora en la calidad de vida de los pacientes y una reducción en las tasas de contagio.

No hay duda de que el tratamiento antivírico contra el VIH representa uno de los avances más importantes de la medicina de los últimos 25 años. Sin embargo, a pesar de su aplicación prolongada, la medicación no logra curar la infección. Así lo demuestran varios hechos: la detección de ADN y ARN víricos en las células de la inmensa mayoría de los pacientes tratados; la posibilidad de rescatar virus con capacidad replicativa a través de la estimulación ex vivo de linfocitos de su sangre; la persistencia de viremia residual (menos de 50 copias de ARN vírico por mililitro de sangre) en una gran parte de los pacientes; la presencia del microorganismo en tejidos linfáticos secundarios a pesar la medicación; y la reaparición casi universal del virus en la sangre de los que la abandonan.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.