Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Noviembre 1995Nº 230

Medicina

Organos artificiales

Tejidos artificiales diseñados mediante ingeniería biológica están llamados a ser la base del tratamiento de muchas lesiones y enfermedades.

Menear

En una tradición que se remonta al siglo tercero se recoge una curación milagrosa atribuida a la intercesión de los santos Cosme y Damián, dos hermanos médicos que murieron mártires el año 295 de nuestra era. Un clérigo romano ha sufrido la amputación de una pierna y se debate entre la vida y la muerte. Se decide entonces trasplantarle la pierna de un criado africano que acaba de fallecer. El trasplante prende y el clérigo recupera su salud. Lo que en un momento adquiere la consideración de hecho milagroso, se ha convertido en fenómeno rutinario gracias a los adelantos de la ciencia. Los cirujanos llevan ya más de 30 años reimplantando miembros amputados, y los trasplantes de corazón, hígado o riñón constituyen algo tan común, que el mayor obstáculo para un trasplante no se encuentra en la técnica quirúrgica, sino en la escasez de órganos disponibles.

En los tres próximos decenios, la medicina irá más allá del trasplante y entrará en una era nueva de fabricación de tejidos corporales. En vez de cambiar los órganos de sitio, se construirán. Los avances en biología molecular y en elaboración de plásticos ya han permitido fabricar tejidos artificiales que se parecen a sus equivalentes naturales y funcionan como ellos. La ingeniería genética puede producir células trasplantables universales —células que no provocan rechazo por parte del sistema inmunitario—, que podrán utilizarse en tejidos diseñados para cada caso. La confluencia de técnicas permitirá el desarrollo de los pasos intermedios que hagan posible el uso rutinario de esta bioingeniería. Se está ensayando con cría de animales cuyos tejidos puedan ser inmunológicamente aceptables por el hombre, así como en el desarrollo de fármacos que impidan el rechazo. Por otro lado, la microelectrónica podría salvar el hiato que separa viejas y nuevas técnicas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.