Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2004Nº 339

Historia de la física

Gratuito

Emmy Noether

La matemática más importante del siglo XX hubo de sortear, a lo largo de su vida, los obstáculos con que fue encontrándose por su condición de mujer y sus orígenes judíos. Fue la primera mujer que crearía en Alemania una escuela científica.

Menear

Nota de los editores: Nos sumamos a la celebración del Día Internacional de la Mujer y Niña en la Ciencia animando a nuestros lectores a conocer a la genial matemática Emmy Noether, sin duda una de las mentes más brillantes del siglo XX. Aunque, probablemente por ser mujer, es todavía muy desconocida fuera de su ámbito. La descarga del artículo será gratuita del 9 al 19 de febrero de 2017.

La física se basa en los principios de conservación de la energía, del impulso y del momento angular. A la matemática Emmy Noether (1882-1935) le debemos la formulación que los relaciona con propiedades fundamentales del espacio-tiempo. Los "teoremas de Noether" se cuentan entre los principales de la física matemática.

La vida de Noether contrasta con la modernidad de su legado científico: como mujer tuvo que imponerse una y otra vez a las resistencias de una sociedad de varones, cuyos hábitos nos parecen ahora propios de un remoto pasado, pese a haber transcurrido apenas cien años. Cualquier mujer menos genial habría, al menos en Alemania, sucumbido a tal oposición. Ninguna de las matemáticas de renombre pertenecía a esa nación.

Por culpa de las trabas sufridas, terminó tarde los estudios; luego, no encontró empleo oficial en su profesión, y trabajó sin salario. Hasta el fin del Imperio no pudo alcanzar el reconocimiento oficial, aunque no recibió una paga sustanciosa. Su labor, fecundísima, inspiró a numerosos alumnos. Expulsada de la universidad por los nazis en 1933, emigró a los Estados Unidos. Su muerte repentina, un par de años más tarde, cerraba una carrera científica incomparable.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.