Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2010Nº 408

Filosofía de la ciencia

¿Es la teoría de cuerdas una ciencia?

Los críticos la acusan de hacer afirmaciones que escapan a toda verificación empírica. Sin embargo, la teoría de cuerdas promete convertirse, más que ninguna otra, en la "teoría del todo". Es posible que su desarrollo obligue a un cambio paulatino en la física.

Menear

Si bien alguna vez el ser humano fue considerado el culmen de la creación, en los últimos siglos ha ido perdiendo posiciones. Primero fue Copérnico quien lo expulsó del centro del universo. Después, Charles Darwin lo devolvió al mundo animal. Hoy sabemos que nuestro sistema solar no ocupa más que un insignificante rincón en la Vía Láctea, una galaxia común. Y, por si fuera poco, algunos físicos teóricos afirman que nuestro universo quizá no sea sino uno más entre innumerables mundos paralelos.

Según la teoría de cuerdas, esos otros universos presentarían características diferentes al nuestro: albergarían otro tipo de partículas elementales, se regirían por otras fuerzas fundamentales y, con gran probabilidad, en muy pocos de ellos habría observadores que se cuestionasen la estructura del cosmos. Ahora bien, si preguntamos a los teóricos de cuerdas cuándo podremos observar dichos universos, nos responderán que el asunto se muestra más que difícil.

De manera sorprendente, y a pesar de tales afirmaciones, para algunos la teoría no parece perder un ápice de credibilidad. Es más: se halla implantada con tal firmeza que, para la mayoría de los físicos teóricos, constituye la principal candidata a convertirse en la ansiada "teoría del todo". Según la teoría de cuerdas, los constituyentes fundamentales del universo no son partículas, sino minúsculos objetos unidimensionales que podemos imaginar como "cuerdas" en vibración. Los modos de vibración (las notas, si hablásemos de un instrumento musical) se manifestarían como diferentes partículas elementales. Si en realidad el mundo se compone de cuerdas, es posible que, algún día, la teoría llegue a describir todos los fenómenos físicos no sólo de nuestro universo, sino también de otros.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.