Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2011Nº 417

Cosmología

La inflación a debate

¿Es correcta esta teoría fundamental de la cosmología moderna?

Menear

Hace treinta años, Alan H. Guth, por aquel entonces un afanoso estudiante postdoctoral en el Acelerador Lineal de Stanford, impartió una serie de charlas en las que introdujo la palabra «inflación» en el diccionario de la cosmología. El término hacía referencia a un breve período de expansión hiperacelerada del universo que, según él, pudo haber ocurrido durante los primeros instantes tras la gran explosión. Uno de esos seminarios tuvo lugar en la Universidad de Harvard, en la que también yo trabajaba como postdoctorado. La idea me cautivó de inmediato y, desde entonces, apenas he dejado de pensar en ella. Lo mismo le sucedió a un gran número de astrofísicos, expertos en gravitación y físicos de partículas. Hasta hoy, el desarrollo y la verificación de la teoría inflacionaria del universo han constituido una de las áreas más activas y exitosas de la investigación científica.

La propuesta inflacionaria nació para solucionar cierto defecto en la teoría original de la gran explosión. Según esta, el universo se ha ido expandiendo y enfriando poco a poco desde su comienzo, hace 13.700 millones de años. La teoría da cuenta de muchas de las características que observamos en el universo actual. Sin embargo, existe un problema. Para que todo funcione, el cosmos tendría que haber comenzado en un estado muy particular: debería haber sido extremadamente uniforme, con ínfimas variaciones en la densidad de materia y energía; además, su geometría inicial tendría que haber sido plana, lo que quiere decir que la curvatura del espaciotiempo no combaba las trayectorias de los rayos de luz ni las de los objetos en movimiento.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.