Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2016Nº 474

Matemáticas

Ecuaciones elegantes

Los expertos ven en los números y los símbolos matemáticos mucho más que fría lógica: ven lo sublime.

Menear

Puede considerarse bella una ecuación? Para los científicos, la capacidad de una fórmula para capturar verdades fundamentales o expresar con concisión la complejidad del mundo resulta, de hecho, exquisita. Sin embargo, muchas personas ven en las ecuaciones todo lo contrario a la belleza: algo intimidatorio, funcional y opaco. Hay también quienes encuentran seductor ese misterio y, a pesar de no entender el significado de una fórmula, se emocionan al saber que encierra conceptos más allá de su comprensión. Y tanto expertos como legos pueden sentirse cautivados por la hermosura estética de una expresión matemática, en la que unos símbolos elegantes y a veces inescrutables se combinan de forma visualmente atractiva.

Para explorar la belleza inherente y artística de las matemáticas, Daniel Rockmore, matemático de la Universidad Dartmouth, se unió en 2014 a Bob Feldman, de Parasol Press, una editorial especializada en arte. Pidieron a diez físicos y matemáticos célebres que escribieran la que para ellos fuese «la expresión matemática más bella» y, después, encargaron a la imprenta Harlan & Weaver que convirtiera sus respuestas en grabados a la aguatinta de 56 por 76 centímetros. «Puse cuidado en no darles instrucciones más allá de esa frase», explica Rockmore. «Como muestran las diez láminas, [la frase] significa algo diferente para cada persona.»

Varios expertos se decantaron por ecuaciones clásicas, como la correspondiente al método de Newton, elegida por Stephen Smale. Otros escogieron expresiones más cercanas a su persona, que incluso habían derivado ellos mismos y que se encontraban profundamente ligadas a su carrera investigadora; tal fue el caso de la ecuación de MacDonald, seleccionada por Freeman Dyson. «Me encanta la fórmula de Dyson», explica Rockmore. «Es delgada y elegante; visualmente muy nítida. Y con esos pequeños signos de exclamación para los factoriales... es hermosa.»

El proyecto ha sido bautizado Concinnitas, en honor a la palabra empleada por el erudito renacentista Leon Battista Alberti para describir el equilibrio que deberían mantener los distintos elementos de una obra de arte. La colección se presentó en diciembre de 2014 en la galería Annemarie Verna, de Zúrich, y desde entonces ha sido expuesta en cinco salas más. Durante los próximos meses, los organizadores tienen planeado llevarla a otros lugares.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.