Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2016Nº 476
Panorama

Exoplanetas

CARMENES, el detector de exotierras

El primer espectrógrafo de alta resolución diseñado en exclusiva para descubrir planetas habitables similares a la Tierra ya ha comenzado a tomar datos desde el Observatorio de Calar Alto.

Menear

Yo nací en 1977, el año del lanzamiento de las sondas Voyager y del estreno de La guerra de las galaxias. Con cuatro años me llevaron al cine a ver la película y, al salir, ya tenía claro lo que quería ser de mayor: descubridor de planetas. Casi cuatro décadas después y prácticamente al mismo tiempo, se estrenaba El despertar de la Fuerza y finalizaba la fase de pruebas de CARMENES, un proyecto que en los próximos años buscará planetas parecidos a la Tierra desde el Observatorio de Calar Alto, en Almería. Tras siete años desde su concepción, cinco de diseño y recaudación de fondos y tan solo dos de construcción, el instrumento CARMENES vio su primera luz en noviembre de 2015. Dos meses después, en enero de este año, comenzaba a hacer el trabajo para el que fue diseñado.

Instalado en el telescopio de 3,5 metros del Centro Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto, CARMENES ha sido diseñado y construido por un consorcio de diez instituciones de investigación, cinco en Alemania y cinco en España, más el propio observatorio. El nombre del instrumento responde a un acrónimo en inglés que lo dice casi todo: Calar Alto high-Resolution search for M dwarfs with Exoearths with Near-infrared and visible Échelle spectrographs, que podría traducirse como «Búsqueda de alta resolución en Calar Alto de enanas de tipo M con exotierras mediante espectrógrafos échelle en el visible y el infrarrojo cercano».

Durante 600 noches entre enero de 2016 y diciembre de 2018, CARMENES estará estudiando unas 300 estrellas de tipo M (menores y más frías que el Sol) con el objetivo de detectar planetas similares a la Tierra en su zona habitable, es decir, donde la temperatura permitiría la existencia de agua líquida sobre la superficie de un planeta. Se trata de un proyecto único en el mundo que, con suerte, multiplicará el número de planetas conocidos en torno a las estrellas más abundantes del universo.

Exotierras cálidas en estrellas frías
Hasta 1995, la existencia de planetas alrededor de otras estrellas era un asunto casi exclusivo de la ciencia ficción. Todo cambió en otoño de aquel año, cuando un equipo de la Universidad de Ginebra anunció el descubrimiento de 51 Pegasi b, el primer exoplaneta descubierto en torno a una estrella de la secuencia principal, y un grupo del Instituto de Astrofísica de Canarias halló Teide 1, la primera enana marrón, el puente entre las estrellas y los planetas. En ambos casos, sin embargo, se trataba de astros gigantescos en comparación con la Tierra: la masa de 51 Pegasi b es del mismo orden que la de Júpiter, mientras que la de Teide 1 es unas 50 veces mayor que la del gigante gaseoso.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.