Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2016Nº 483

Informe especial Estado de la ciencia global 2016

Política científica

Gratuito

Los intermediarios de la información

En su camino hacia el público general, el conocimiento cosechado por los investigadores pasa por varios intermediarios (el Gobierno, los medios y las instituciones científicas) que persiguen sus propios fines.

Menear

En este informe especial de cuatro artículos, sacamos a luz una insidiosa y establecida forma de manipular las noticias que practican algunas instituciones públicas; reflexionamos sobre los factores que menoscaban la calidad del periodismo científico actual; analizamos la desconexión que existe entre lo que los investigadores hacen y aquello de lo que la gente oye hablar, y denunciamos una cultura del silencio que desanima a los científicos a desarrollar una labor divulgativa. Cada uno de estos puntos se desarrollan en un artículo:

Las agencias federales de EE.UU. recurren al embargo reservado y a otros métodos para hacerse con el control de los periodistas que hablan de ellas [véase «El control sobre el periodismo científico», pág. 58].

El periodismo científico está perdiendo independencia, en manos de la maquinaria propagandística de las instituciones y las crisis que ahogan el sector [véase «Ciencia y medios: ¿círculo vicioso o virtuoso?», pág. 66].

Al comparar los datos sobre las instituciones que producen la mejor ciencia con los estudios de los que más habla la prensa, se descubre una gran diferencia [véase «¿Qué hallazgos despiertan mayor interés mediático?», pág. 74].

Los investigadores que se dedican a la divulgación siempre han sufrido el rechazo de la Academia. La situación podría estar cambiando gracias a los medios sociales [véase «Las cuitas del científico divulgador», pág. 76].

Puede conseguir el artículo en:

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.