Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 21/11/2014 - Astrogeología

    Un cometa en los orígenes del cráter de Sudbury

    Los últimos datos sobre la cuenca canadiense refutan la hipótesis del asteroide como responsable de esta formación geológica.

  • 20/11/2014 - TECNOLOGÍA MÉDICA

    Dos sensores en uno

    Se han creado nanopartículas que permiten emplear a la vez dos técnicas de diagnóstico por la imagen, un paso más en el seguimiento in vivo de enfermedades.

  • 19/11/2014 - Antropología

    El porqué de la buena orientación masculina

    Los hombres desarrollaron una habilidad espacial y de navegación mayor que las mujeres para asegurarse el éxito reproductivo.

  • 18/11/2014 - Etología

    Orígenes del infanticidio animal

    La matanza de crías por parte de los machos es una práctica común en numerosas especies de mamíferos. ¿A qué se debe?

  • 17/11/2014 - astrofísica

    El «TAC» del cosmos adolescente

    Obtienen la primera imagen real de una porción del universo cuando tenía «tan solo» 3 mil millones de años de edad.

  • Investigación y Ciencia
  • Junio 1999Nº 273

Bioquímica

Estabilidad de los biocatalizadores

Los catalizadores biológicos -enzimas, ribozimas y anticuerpos catalíticos- son estructuras lábiles. Su estabilización resulta fundamental en aplicaciones industriales, médicas y analíticas.
Menear
Los catalizadores son sustancias que aceleran una reacción y se recuperan regeneradas al final de la misma. Abundan en el mundo inerte y en el orgánico. En la segunda mitad del siglo xix, Louis Pasteur proponía que los cambios operados a lo largo de la transformación del jugo de uva en vino dependían de fuerzas ''vitales'', ejercidas por seres vivos, en concreto por levaduras. Sin embargo, en 1898 Eduard y Hans Büchner demostraron que una sustancia extraída de las células de levadura podía también producir fermentación. A esta sustancia se la llamó enzima -del griego en thymos, en la levadura- o fermento. Las supuestas reacciones vitales eran químicas. En 1926 J. B. Sumner avan­zó un paso más al cristalizar una enzima y mostrar que se trataba de una proteína. Desde entonces se ha venido aceptando que los biocatalizadores son de naturaleza proteica.
El empleo de enzimas se extiende a campos muy dispares, de la producción de edulcorantes o tejanos descoloridos al diagnóstico de enfer­medades infecciosas y genéticas. Me­diante procesos biocatalíticos se fabrican jarabes de glucosa-fructosa, el ácido 6-aminopenicilánico (6-APA), la acrilamida, el ácido ascórbico, ciertos aminoácidos, el aspartamo o este­roides. En otro orden, los catalizado­res biológicos aceleran entre 106 y 1018 veces la velocidad de las reac­ciones químicas, a temperaturas suaves y presión atmosférica.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual