Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 24/11/2014 - Economía conductual

    ¿Por qué hay banqueros corruptos?

    Un experimento sugiere que la cultura imperante en el sector financiero tiende a incentivar el fraude más que otras profesiones.

  • 21/11/2014 - Astrogeología

    Un cometa en los orígenes del cráter de Sudbury

    Los últimos datos sobre la cuenca canadiense refutan la hipótesis del asteroide como responsable de esta formación geológica.

  • 20/11/2014 - TECNOLOGÍA MÉDICA

    Dos sensores en uno

    Se han creado nanopartículas que permiten emplear a la vez dos técnicas de diagnóstico por la imagen, un paso más en el seguimiento in vivo de enfermedades.

  • 19/11/2014 - Antropología

    El porqué de la buena orientación masculina

    Los hombres desarrollaron una habilidad espacial y de navegación mayor que las mujeres para asegurarse el éxito reproductivo.

  • 18/11/2014 - Etología

    Orígenes del infanticidio animal

    La matanza de crías por parte de los machos es una práctica común en numerosas especies de mamíferos. ¿A qué se debe?

  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2010Nº 402
De cerca

Botánica

Texto completo

Arquitectura de las diatomeas

Las diatomeas, algas fitoplanctónicas de distribución cosmopolita, se caracterizan por poseer una pared celular de naturaleza silícea, altamente estructurada.

Menear

Las diatomeas, algas fitoplanctónicas de distribución cosmopolita, se caracterizan por poseer una pared celular de naturaleza silícea, altamente estructurada. La especificidad que muestran los patrones morfológicos de dicha cubierta externa ha constituido la base para la identificación de estos organismos unicelulares. Sin embargo, la formación de la pared se ha estudiado sólo en algunas especies, como las del género Coscinodiscus. Pertenecen al grupo de las diatomeas centrales, que presentan una simetría radial.

La cubierta silícea de las diatomeas, o frústulo, consta de dos piezas encajantes: la epiteca y la hipoteca. La sílice necesaria para la construcción del frústulo se obtiene del medio en forma de ácido ortosilícico. Se almacena en el interior de la célula transformada en sílice amorfa hidratada (ópalo); las vesículas la depositan luego en la pared celular. En el caso de las diatomeas con simetría radial, el depósito silíceo se inicia en una zona central, crece de forma centrífuga y genera unas costillas a modo de radios. A continuación, se tienden puentes laterales, organizándose un conjunto en red.

A partir de ese patrón básico, se crean estructuras de gran complejidad, que resultan en una amplia diversidad de formas ornamentales características de las paredes apicales de las tecas, o valvas. El microscopio electrónico ha resultado decisivo para ahondar en la ornamentación y organización estructural de la pared de las diatomeas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual