Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Enero 1989Nº 148

Meteorología

Electrificación en las tormentas

Aunque se sabe, desde hace dos siglos, que el rayo es una forma de electricidad, los procesos microfísicos responsables de la formación de cargas en las nubes continúan siendo objeto de debate.

Menear

El relámpago es, de los fenómenos naturales, uno de los más espectaculares y comunes. En los dos siglos transcurridos desde que Benjamín Franklin demostró que el rayo era una descarga eléctrica gigantesca, relámpagos, rayos y tormentas han sido objeto de numerosas investigaciones científicas. Sin embargo, pese a la avalancha de nuevos equipos y técnicas de trabajo, los orígenes exactos del relámpago, del rayo y del mecanismo mediante el cual se electrifican las nubes continúan mostrándose esquivos.

La dificultad de tratar el problema reside en la propia física del relámpago y las tormentas, que abarca una escala de 15 órdenes de magnitud. En un extremo están los fenómenos atómicos que inician la electrificación de la nube tormentosa y se producen a escalas de 10'13 kilómetros; en el otro extremo, el movimiento del aire de la nube tormentosa entera, que completa el proceso de carga y ocurre a escalas de decenas o centenas de kilómetros. En cada una de las escalas, se encierran importantes procesos físicos todavía por conocer.

El propio Franklin, tal vez sin saberlo, acotó una de las dificultades básicas. En 1752, observó que "las nubes de , una turbonada tormentosa se hallan, por lo común, en un estado negativo de electrificación, pero algunas veces se encuentran en estado positivo". Sólo recientemente se ha despejado la ambigüedad de si resultaba de observaciones incorrectas o era algo inherente a la naturaleza. No obstante, desde que Franklin escribió esas palabras, se ha aceptado que el relámpago es el paso de carga eléctrica, positiva o negativa, de una región de la nube a otra, y el rayo el tránsito equivalente de nube a tierra. Para que ocurra ese paso de cargas, la nube debe hallarse electrificada, es decir, las cargas eléctricas positivas deben estar separadas de las negativas. ¿De qué maner

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.