Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

  • 19/09/2017 - Zoología

    ¿Ha extinguido Irma especies?

    Junto  a las pérdidas humanas y económicas, el huracán Irma ha tenido también graves consecuencias para la naturaleza.

  • 18/09/2017 - Materiales cuánticos

    Calor topológico

    Un trabajo analiza por primera vez el comportamiento de los aislantes topológicos en presencia de focos térmicos. Sorprendentemente, la aparición de un flujo de calor no parece arruinar la robustez de estos materiales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 1991Nº 173

Química

La formación de las moléculas

En menos de una billonésima de segundo, los átomos chocan, interaccionan y dan lugar a moléculas. Gracias al láser y los haces moleculares, podemos observar los movimientos durante el cambio de una sustancia a otra.

Menear

En 1872, el magnate del ferrocarril Leland Stanford apostó 25.000 dólares a que un caballo a galope tendido levantaba los cuatro cascos del suelo en algún momento de la zancada. Para demostrarlo, Stanford contrató al fotógrafo inglés Eadweard Muybridge. Tras muchos intentos, Muybridge construyó un obturador que se abría y cerraba en sólo dos milésimas de segundo, permitiéndole plasmar en la película la imagen del caballo en el aire (véase la figura 1). A lo largo de los últimos cien años, todas las disciplinas científicas —desde la astrofísica hasta la zoología— han sacado partido de la fotografía de alta velocidad, revolucionando el conocimiento de los movimientos animales y mecánicos más rápidos que los que el ojo humano puede seguir.

La resolución temporal —es decir, la velocidad del obturador— que se necesita para fotografiar el ultrarrápido movimiento de las moléculas escapa a cualquier escala convencional. Cuando una molécula se fragmenta o se combina con otra para formar una nueva, los enlaces químicos que ligan los átomos se rompen o se forman en menos de una billonésima de segundo (o sea, un picosegundo). Los científicos abrigaban la esperanza de poder observar los movimientos moleculares en tiempo real y presenciar el nacimiento de las moléculas: el instante en el que se decide el destino de la reacción molecular y quedan determinados los productos finales. Al igual que Muybridge, tenían que desarrollar un obturador ultrarrápido, pero que funcionara 10.000 millones de veces más deprisa que el modelo del siglo XIX.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.