Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Octubre/Diciembre 2002Nº 1
Retrospectiva

Historia

El punto de partida de la obra neurohistológica de Cajal

Cuatro años en la Universidad de Valencia (1884-87)

Menear

Como todas las "grandes figuras", Cajal sufre una mitificación falseada. Sigue afirmándose que fue autodidacta, a pesar de la forma emocio­nada y generosa en la que reconoció el magisterio de Aureliano Maestre de San Juan y de Luis Simarro. Las persona­lidades que se limitan a prodigarle elogios retóricos han llegado a decir, con total carencia de información, que "surgió por generación espontánea" o que fue un "milagro" en un país ajeno a la ciencia. Frente a estos tópicos triviales, la investigación histórico-médica está realizando un detenido análisis de las su­cesivas etapas de su actividad cien­tífica. Los cuatro años en los que fue catedrático de la Universidad de Valencia corresponden al punto de partida de su obra neurohistológica.

Cajal ganó el 5 de diciembre de 1883 las oposiciones a una de las dos cátedras de anatomía de la facultad de medicina de Valencia. La memoria que había redactado, con el título reglamentario de Concepto, método y programa de anatomía descriptiva y general, es indispensable para conocer las ideas que le sirvieron de base para iniciar su obra. Era ya entonces plenamente consciente de las limitadas posibilidades que ofrecía la anatomía descriptiva. Sobre unos supuestos epistemológicos todavía imprecisos, había descubierto los objetivos de otras vertientes más ambiciosas de la morfología. El conocimiento del evolucionismo y de los estudios comparados había contribuido a modificar su mentalidad, pero su interés estaba ya centrado en la histología. Su condición de fiel discípulo de Maestre se refleja en la estructuración de la anatomía microscópica que defendió en la memoria: "A pesar del orden de exposición seguido por Frey, Kölliker, Krause y otros, nosotros seguiremos el que indica el Dr. Maestre de San Juan en su tratado, por creerlo el más científico y el más lógico".

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.