Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Septiembre/Octubre 2017Nº 86
Avances

Biomedicina

Modulación de la actividad glial para tratar la esclerosis múltiple

La inhibición de una proteína que regula la respuesta inflamatoria de la microglía podría resultar neuroprotectora en esta enfermedad.

Menear

En el sistema nervioso central, el daño y la muerte celular, así como la presencia de patógenos, inducen la activación de la glía. En concreto, las células gliales encargadas de esta respuesta son la microglía y, en menor medida, los astrocitos. Su misión radica en mantener la homeostasis (estabilidad del tejido cerebral). Sin embargo, durante la activación glial coexisten elementos protectores y tóxicos. Estos últimos pueden contribuir a la pérdida de la función neuronal si su concentración resulta elevada y su presencia se cronifica. En la esclerosis múltiple, la activación de las células microgliales constituye un elemento clave del proceso degenerativo.

Desde hace unos años, los esfuerzos de los científicos se centran en descubrir la manera de modular la activación de la glía con el fin de atenuar sus efectos tóxicos. Sin embargo, múltiples genes contribuyen a esta respuesta nociva, por lo que la inhibición de uno solo puede resultar insuficiente para evitar el daño neuronal. Por su parte, los factores de transcripción son proteínas que regulan la expresión de varios genes. Por ese motivo, actuar sobre un factor de transcripción capaz de controlar genes involucrados en la activación glial se antoja una estrategia prometedora. En un estudio realizado por nuestro equipo y publicado en la revista Journal of Neuroinflammation mostramos en ratones con esclerosis múltiple que la deleción del factor de transcripción C/EBPβ en las células de la microglía resulta neuroprotectora.

Efectos en la respuesta proinflamatoria
El factor de transcripción C/EBPβ se expresa en múltiples tejidos y órganos, donde participa en varias funciones celulares. Entre otras, activa la producción de glucosa en el hígado, desempeña un importante papel en el proceso de ovulación y en el mantenimiento de un embarazo, y contribuye al desarrollo de la glándula mamaria y a la producción de leche. En el cerebro, su función depende del tipo celular donde se expresa: mientras que en las neuronas regula su proliferación y la consolidación de recuerdos, en las células gliales (microglía y astrocitos) promueve su activación.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.