Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2016Nº 76

Memoria

Neuronas nuevas para la memoria reciente

¿Cómo consigue el cerebro crear recuerdos novedosos sin saturarse? Los científicos buscan la respuesta en las células nerviosas más jóvenes.

Menear

Durante largo tiempo, los científicos han considerado que nacemos con un número definitivo e inmutable de neuronas. Las pruebas que fundamentaban este dogma parecían sólidas: a principios del siglo xx, los neuroanatomistas, armados con su microscopio, detectaron neuronas inmaduras, pero solo en el cerebro de fetos y embriones de mamíferos, nunca tras el nacimiento.

Ahora sabemos que la realidad es más compleja. Mediante el marcaje radiactivo del ADN, los investigadores comenzaron a descubrir excepciones a la regla de que el cerebro adulto no genera neuronas. Hoy en día, se han hallado dos pequeñas regiones en las que la neurogénesis (­nacimiento de neuronas) persiste durante toda la vida: el bulbo olfativo y el hipocampo. El primero forma parte del sistema de discriminación de olores. El segundo cumple una función mucho más amplia: almacena la memoria.

En 1998, la noticia de que existían neuronas nacientes en el hipocampo humano adulto sorprendió a muchos investigadores. Aunque la producción de nuevas neuronas puede parecer útil, sus costes son posiblemente elevados. Después de todo, el espacio disponible en el cráneo es finito y las células recién llegadas podrían alterar las delicadas redes neurales que almacenan el cono­cimiento.

En la actualidad, los científicos sospechan que las neuronas que nacen en el hipocampo ayudan al cerebro a crear y filtrar los millones de recuerdos que formamos a lo largo de la vida. Si esta hipótesis es cierta, la neurogénesis podría resolver el rompecabezas que ha desconcertado durante más de sesenta años a quienes investigan la memoria: ¿cómo consigue el cerebro guardar recuerdos de sucesos similares por separado? Estos descubrimientos podrían revelar a la larga por qué recordamos los episodios de nuestra vida y cómo el cerebro logra mantener la facultad para registrar recuerdos a pesar de su inevitable deterioro con el envejecimiento.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.