Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 25/04/2017 - Paleontología

    ¿Qué eran los fósiles de Flores?

    Según los análisis del esqueleto, el misterioso hobbit de la isla de Flores es «con una probabilidad del 99 por ciento un estrecho pariente del Homo habilis». Puede que cause muchos dolores de cabeza.

  • 24/04/2017 - ONDAS GRAVITACIONALES

    ¿Tienen «pelo» los agujeros negros?

    Un estudio establece cómo usar la generación actual de detectores de ondas gravitacionales para poner a prueba un resultado clave de la relatividad general.

  • 23/04/2017 - Astronomía

    Atlas y Pan

    Estas dos lunas de Saturno son dos de los objetos menos comunes del sistema solar. Giran alrededor de Saturno dentro de su sistema de anillos.

  • 21/04/2017 - FISIOLOGÍA ANIMAL

    Sobrevivir sin oxígeno

    Las ratas topo desnudas metabolizan la fructosa, como hacen las plantas, y resisten así varias horas en condiciones de hipoxia.

  • 20/04/2017 - NEUROLOGÍA

    La reprogramación genética permite recobrar la movilidad a ratones con párkinson

    Un experimento con ratones ha demostrado que es posible reprogramar los astrocitos, un tipo de células cerebrales que sustentan a las neuronas y eliminan sustancias tóxicas, para convertirlos en neuronas productoras de dopamina.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2014Nº 64

Psiquiatría

La fuerza del autismo

Los rasgos autistas resultan ventajosos en ciertos ámbitos laborales, entre ellos, la investigación.

Menear

Casi todos los artículos o las revisiones de investigación sobre el autismo arrancan con una introducción parecida a «el autismo es un trastorno devastador». No en mi caso. Como investigador, director de laboratorio y médico clínico centrado en la neurociencia cognitiva del autismo, cuento en mi equipo con ocho colaboradores con el trastorno autista: cuatro auxiliares de investigación, tres estudiantes y un investigador. Pero sus funciones no se limitan a la compartición de experiencias personales ni a la irreflexiva introducción de datos. Sus cualidades personales y dotes intelectuales los hacen idóneos para formar parte del grupo. Tengo la convicción de que contribuyen a la ciencia precisamente por su autismo, no a pesar de él [véase «Autismo y mente técnica», por Simon Baron-Cohen; Investigación y Ciencia, enero de 2013].

Todos conocemos anécdotas de personas autistas dotadas de talentos inusitados. Tal es el caso de Stephen Wiltshire, capaz de dibujar de memoria paisajes urbanos al detalle después de sobrevolarlos en helicóptero. Sin embargo, ninguno de los miembros de mi laboratorio es uno de estos superdotados. Se trata de individuos con autismo «normales» que, en conjunto y promedio, superan a personas no autistas en un abanico de aspectos, entre ellos, ciertas medidas de inteligencia.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.