Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2017Nº 82
Avances

Psicología

Fotografiar las experiencias agradables aumenta su disfrute

Inmortalizar las vivencias de placer con una cámara contribuye a que las gocemos aún más

Menear

Las Navidades, la Semana Santa y el verano son, para la mayoría de las personas, sinónimo de días de placer: queremos aprovechar al máximo esos momentos para disfrutarlos. Pero apenas sostenemos la botella de cava entre las manos o nos tumbamos sobre la arena blanca de una playa de ensueño, nos viene a la cabeza: «¡Rápido, hagamos una foto!». ¿Se trata de una idea acertada o estaremos estropeando el momento perfecto del aquí y ahora?

Un equipo dirigido por Kristin Diehl, de la Universidad de California del Sur, se propuso responder a esta cuestión. En 2016 publicaron en Journal of Personality and Social Psychology la conclusión de su pesquisa, a saber: las fotografías contribuyen a que las vivencias que nos resultan agradables lo sean aún más.

Mayor implicación en el presente

Para su investigación, los autores solicitaron a más de 2000 sujetos que tomaran fotografías en el laboratorio y al aire libre: durante una ruta por la ciudad, en una visita al museo y mientras almorzaban en un mercado. Solo la mitad de los participantes podía fotografiar el momento. Al final de la jornada, los científicos registraron, mediante unos cuestionarios, el grado de satisfacción con el que los sujetos valoraban la actividad y la intensidad con la que la habían vivido. El resultado sorprendió a los propios autores: «Pensábamos que [hacer fotos] más bien perjudicaba. Pero, uno tras otro, los estudios nos han demostrado que fotografiar un momento agradable contribuye a que nos resulte todavía más hermoso», afirma Diehl. Las personas que tomaban instantáneas no solo se lo pasaban mejor; también se mostraban más involucradas en la actividad. Esta implicación mejoraba su humor, señalan los investigadores.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.