Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 25/09/2017 - Óptica

    Ver lo invisible

    Una nueva técnica de bajo coste abre la puerta a detectar objetos envueltos en niebla o polvo.

  • 24/09/2017 - Reproducibilidad

    Ni 0,05 ni ningún otro umbral fijo: prosigue la discusión sobre p

    Un grupo de científicos discrepa de la propuesta de adoptar un umbral fijo que haga más difícil atribuir a un resultado la condición de estadísticamente significativo.

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2017Nº 88

Sistema solar

El océano caliente de Encélado

Bajo la capa de hielo del pequeño satélite de Saturno se esconde una gran masa de agua con actividad hidrotermal. ¿Se dan allí condiciones aptas para la vida?

Menear

En las profundidades del océano Atlántico, la naturaleza ha erigido unas peculiares torres. Se alzan hasta 60metros por encima del fondo marino, como si se tratase de los rascacielos abandonados de una ciudad hundida. Solo los robots pueden acceder a este insólito paraje, situado a 4500 metros bajo el nivel del mar. Sus focos disipan la oscuridad eterna y revelan la existencia de todo tipo de seres vivos. Gasterópodos, crustáceos y bivalvos pueblan este campo submarino de fuentes hidrotermales conocido como la Ciudad Perdida. Las supuestas edificaciones se componen en realidad de caliza, y de ellas emana agua rica en minerales procedente del fondo oceánico [véase «Geoquímica de los humeros blancos», por Alexander S. Bradley; Investigación y Ciencia, febrero de 2010]. Descubierto en el año 2000, el lugar se popularizó un lustro después gracias al documental en formato IMAX Aliens of the deep.

Además de entusiasmar al público y a los expertos en biología marina, el peculiar biotopo de la Ciudad Perdida ha despertado el interés de otra comunidad: la de planetólogos. Varias investigaciones recientes han demostrado que sus condiciones fisicoquímicas se asemejan a las del lecho oceánico que, gracias a los datos enviados durante los últimos años por la sonda Cassini, sabemos que existe en las profundidades de Encélado, una de las lunas de Saturno.

De entre los más de sesenta satélites conocidos del gigante gaseoso, Encélado, con un diámetro medio de 504 kilómetros, posee un tamaño más bien modesto. Descubierto por William Herschel en 1789, este pequeño mundo no pasó de ser un mero punto de luz en los telescopios hasta que fue fotografiado por las sondas Voyager en los años ochenta. La pequeña luna se encuentra completamente cubierta de hielo, cuya elevada reflectividad, mayor incluso que la de la nieve recién caída, otorga a su superficie un intenso brillo.

También su órbita resulta llamativa. Encélado surca el anillo E de Saturno, muy difuso y apartado del sistema de anillos principales del gigante gaseoso. Hoy estos últimos pueden contemplarse con un telescopio de aficionado. El E, sin embargo, pasó inadvertido hasta 1966, cuando fue descubierto mediante observaciones efectuadas desde la superficie terrestre. En la era de las sondas espaciales, este anillo ha adquirido protagonismo gracias a Encélado.

En verano de 2004, y tras casi siete años de vuelo, la sonda estadounidense-europea Cassini-Huygens llegó a Saturno. La nave más cara y pesada que jamás se haya lanzado al sistema solar exterior ha desempeñado hasta ahora su cometido con gran éxito. La misión se ha ampliado en varias ocasiones, por lo que hace ya una década que sus instrumentos estudian el planeta, sus anillos y sus lunas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.