Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 25/09/2017 - Óptica

    Ver lo invisible

    Una nueva técnica de bajo coste abre la puerta a detectar objetos envueltos en niebla o polvo.

  • 24/09/2017 - Reproducibilidad

    Ni 0,05 ni ningún otro umbral fijo: prosigue la discusión sobre p

    Un grupo de científicos discrepa de la propuesta de adoptar un umbral fijo que haga más difícil atribuir a un resultado la condición de estadísticamente significativo.

  • 22/09/2017 - GENÉTICA

    Origen evolutivo del plegamiento del ADN

    El modo en que el ADN de las arqueas se compacta tiene muchos puntos en común con el de los eucariotas.

  • 21/09/2017 - Evolución humana

    ¿Cuántos neandertales había?

    La arqueología y la genética han dado respuestas muy diferentes a esa pregunta. Un nuevo estudio las reconcilia y descubre la historia de aquella antigua gente, en la que rozaron alguna vez, mucho antes de la definitiva, la extinción.

  • 20/09/2017 - BIOLOGÍA REPRODUCTIVA

    Macrófagos testiculares, guardianes de la fertilidad masculina

    Responsables de eliminar los patógenos de nuestro organismo, estas células moderan también la respuesta inmunitaria para evitar la destrucción de los espermatozoides.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2017Nº 88

Sistema solar

El origen del agua en la Tierra

Varios hallazgos recientes han reavivado el debate sobre la génesis de los océanos. ¿Llegó el agua a nuestro planeta a bordo de cometas, asteroides o mediante algún otro proceso?

Menear

Desde la playa, al contemplar las olas acercarse desde el horizonte, es fácil concebir el océano como algo atemporal. De hecho, más de un mito de la creación comienza con un abismo de agua anterior a la tierra e incluso a la luz. Hoy, sin embargo, sabemos que nuestros mares no han estado ahí siempre. El agua que contienen, al igual que cada gota de lluvia, cada ráfaga de aire húmedo y cada sorbo de nuestros vasos, constituye un vestigio de un tiempo remoto en el que, literalmente, los océanos cayeron del cielo.

Toda el agua del sistema solar se remonta a la gigantesca nube primordial de gas y polvo que, hace unos 4500 millones de años, sucumbió a su propio peso y dio lugar al Sol y los planetas. En ella abundaban el hidrógeno y el oxígeno, los dos elementos que conforman la molécula de agua. Esa riqueza no debería sorprender a nadie: el hidrógeno y el oxígeno ocupan, respectivamente, el primer y el tercer puesto en la lista de los elementos más abundantes en el universo (el helio, químicamente inerte, se encuentra en segundo lugar). El Sol y los planetas gigantes gaseosos, formados antes que los rocosos, absorbieron la mayor parte del gas. Y aunque buena parte del oxígeno se unió a átomos de otros elementos, como el carbono y el magnesio, el restante bastó para formar una cantidad de agua varias veces superior a toda la roca del sistema solar.

Sin embargo, hoy observamos una realidad muy distinta. La Tierra y sus vecinos, Mercurio, Venus y Marte, no son mundos de agua, sino de piedra. La razón se debe al momento y la manera en que se formaron. A medida que la nube primordial colapsaba, el momento angular aplanó el material y dio lugar a un disco rotatorio de gas y polvo, en el que más tarde nacerían los planetas. Se cree que la génesis de cuerpos rocosos siguió un proceso gradual, en el que los objetos de menor tamaño fueron agregándose para engendrar otros cada vez mayores. Los granos microscópicos formaron pequeños guijarros, los cuales crecieron hasta convertirse en grandes bloques y, más tarde, en planetesimales, objetos de dimensiones kilométricas cuya acumulación posterior daría lugar a los planetas. Concluida la etapa de formación planetaria, buena parte de los planetesimales restantes devinieron en asteroides y cometas.

Puede conseguir el artículo en:

Artículo individual

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.